Pintura y escultura
El largo camino de la abstracción
José Pérez

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

El arte abstracto - Abstracción - "Guernica" de P Picasso - Pablo Picasso Vida y Obra - Pintar y amar es lo mismo Rembrandt Vida y Obra - Algunas reflexiones sobre el desnudo en el arte - Por un arte no banal - Leonardo Da Vinci Vida y Obra
Una acuarela de Kandinsky en 1910 originó la tendencia pictórica conocida como abstracción. De ella surgiría "una obra de arte autónoma, liberada de cualquier dependencia del objeto" y con el consiguiente desplazamiento de su foco de interés hacia los mismos recursos formales utilizados por el artista –punto, línea, plano, mancha, textura, valor y color- únicos protagonistas de estas pinturas
 
Una acuarela de Kandinsky en 1910 originó la tendencia pictórica conocida como abstracción.

Pero a Kandinsky no corresponde, de forma absoluta, la patente del descubrimiento: antes que él Francis Picabia había realizado obras en la misma dirección. Si a pesar de todo se le atribuye la paternidad de la criatura abstracta es porque nadie como él fue capaz de llevar tan lejos aquella experiencia, liberando al arte –como expresa uno de sus biógrafos, Ulrike Becks-Malorny- "de su función tradicional", es decir, de constituir "un reflejo de la realidad visible".

Desde la fecha del inicio del movimiento abstracto han transcurrido casi cien años a través de los cuales se pueden observar diferentes etapas: una, desde su fundación hasta aproximadamente 1939. La otra, a partir de 1940 en adelante, ya convertido en escuela.

Durante ese primer período, asistimos a la eclosión del fenómeno artístico con Kandinsky y sus dos maneras de hacer abstraccionismo: el lírico y el geométrico. Pero las primeras obras abstractas geométricas –al parecer- fueron realizadas en París por un grupo de pintores poco ortodoxos del que formaban parte el checo Frantisek Kupka (1871-1957) y el francés Robert Delaunay (1885-1941) que se habían propuesto llevar la experiencia cubista a límites extremos

A partir de 1909 nacen las primeras corrientes que en unos casos habrán de llevar por nombre rayonismo (1913), y metabolizarán las influencias procedentes del cubismo; en otros suprematismo (1915) y abogarán en cambio por el empleo de formas geométricas simples trabajadas mediante gamas cerradas y monocromas; o bien constructivismo (1915) que buscarán para sus creaciones una finalidad social en contacto permanente con la arquitectura.

Variante similar, De Stijl (El estilo), irrumpe en Holanda hacia 1917, y se organiza en torno a la revista del mismo nombre. Su principal representante fue Piet Mondrian (1872-1944) cuyas tesis –inspiradas en la filosofía de Spinoza- sirvieron de soporte a una nueva dirección dentro del arte abstracto bautizado como neoplasticismo.

Si hoy resulta una verdad consabida que los movimientos de vanguardia llegaron a identificar arte y vida, también lo es que el neoplasticismo asumió a su modo el lema, entendiendo por vida la pura actividad interior al margen de los sentidos. Y en consecuencia, desterró de sus representaciones a la inestable línea curva –"resíduo del barroco"- para acogerse a la frialdad de la línea recta (vertical y horizontal) y al uso en forma plana de los colores primarios. Con esos recursos, el neoplasticismo se propuso construir un nuevo concepto de belleza en el que predominara la armonía y el equilibrio, imagen ideal de un mundo futuro libre de pasiones y luchas.

Pero tanta rigidez provocó la ruptura entre Mondrian y dos de sus más importantes epígonos: Theo Van Doesburg (1883-1931), que terminó por introducir la diagonal en sus cuadros, y el escultor Vantogerloo, que empezó a utilizar la curva en sus volúmenes.

La supremacía del racionalismo geométrico en la abstracción sólo cedió terreno cuando a mediados de cuarta década del siglo XX una nueva tendencia –de signo opuesto- dio paso a la improvisación y libertad de ejecución con los materiales. Aquella novedad –conocida como expresionismo abstracto o pintura de acción- conectaba con el espíritu de las primeras obras de Kandinsky, y convertía la superficie del lienzo en terreno de experimentación formal mediante procedimientos como el dripping -o "chorreado"- aplicado sobre un gran formato, tal y como solía hacer una de sus principales figuras, el norteamericano Jackson Pollock (1912-1956).

Un hervidero de soluciones y nuevas nomenclaturas –a tono con los fundamentos estéticos de cada grupo y modo de usar los materiales plásticos- será el informalismo, término con el que la crítica ha intentado abarcar aquel espectro pictórico de los años cuarenta-cincuenta vinculado a la abstracción. Así, además de la "pintura de acción" (o action painting) tendremos también la pintura matérica de Jean Fautrier (1898-1964) y Antoni Tapies (1923) y la pintura gestual, sígnica o caligráfica de Mark Tobey (1890-1976) y Mathieu (1921).

Desde la fecha del inicio del movimiento abstracto han transcurrido casi cien años a través de los cuales se pueden observar diferentes etapas.  

El tachismo por su parte, construirá sus representaciones con manchas (taches) o borrones, y el espacialismo –surgido en Milán entre 1947 y 1948- hará énfasis en el espacio. A todas estas tendencias habrá que sumar la del movimiento COBRA, organización de artistas daneses, belgas y holandeses (Copenhage-Bruselas-Amsterdam) que desarrolló un arte abstracto de gran expresividad y fuerza cromática, y que tuvo entre sus miembros a pintores de la talla de Asger Jorn (1914-1973), Pierre Alechinsky (1927) y Karel Appel (1921).

Aunque la pintura había sido desde el comienzo el terreno propicio para la aventura abstracta, esta supremacía concluyó en la década del sesenta. Los nuevos derroteros seguidos por la escultura habrían de mostrar también dos frentes: uno, en dirección a la escultura abstracta no geométrica con Henry-Georges Adam, Barbara Hepworth y el mítico Alexander Calder y sus "móviles". El otro frente, representado por quienes continuaron encontrando en la severidad geométrica la fuente de sus principales obsesiones, como Mary Vieira, Berto Lardera o David Smith.

Los materiales de trabajo siguieron siendo los mismos: piedra, madera y bronce, ampliados con frecuencia al hierro y al acero, como novedad tecnológica.

Por su parte, el movimiento óptico de los 60 (Op Art) -con Víctor Vasarely a la cabeza- ayudó a difundir las tesis del neoplasticismo, el constructivismo y la Bauhaus. Pero quizás fuera Robert Rauschenberg –continuador del expresionismo abstracto y pionero del Pop Art en Estados Unidos- quien nos mostrara un lado inédito aún de la corriente al incorporar al cuadro distintos objetos de la sociedad de consumo -como botellas de Coca-Cola- con una intención evidentemente irónica.

Aunque en las últimas cuatro décadas la abstracción no ha aportado mucho más, continúa siendo considerable el número de artistas plásticos –en particular pintores y escultores- afiliado a ella

Sitios externos
Museo Reina Sofía

Museo Picasso

 


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | Glosarios Libro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com