Literatura
La Prisión De Los Patriarcados Familiares (Basado en las obras "La Metamorfosis" y "Casa De Muñecas")
Matías Hercovich
pemjeam2@mi-mail.cl

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Desde tiempos inmemoriales, la figura del padre ha sido esencial para componer lo que hoy llamaríamos una familia modelo. Sea por influencia de las religiones o una tendencia natural de la sociedad a idealizar la imagen del macho, el hombre siempre ha tenido el rol preponderante dentro del núcleo familiar
Su carácter de proveedor, lo hace casi omnipotente e irrefutable, tanto en juicios como en decisiones, respecto al hogar. El solo hecho de mantener la estabilidad económica y, por lo tanto, marital lo libra de sus obligaciones educativas y roles afectivos para con su hijo. Teniendo entonces estos que ser suplidas por otro miembro de la familia o en el peor de los casos, una persona ajena a ella

Otro título que al padre le concierne es el de ser símbolo del honor familiar, convirtiéndose así en el emblema de la tradición y del  intachable apellido de la familia. Esto le da pie a ser el que ocasionalmente imparte reprimendas y castigos, sin recibir ninguna  contestación, por inmerecidas que estas hayan sido

Son estas, y muchas otras estereotipadas características, arrastradas desde hace varios siglos, las que hoy abordamos frecuentemente en acaloradas discusiones y fuertes críticas. Mas, es solo hace poco, que este Patriarcado Familiar se presenta de manera crítica en obras de carácter universal y con gran sentido ejemplificador

Fruto de grandes sucesos históricos, tales como la revolución industrial, los regímenes autoritarios, la primera guerra mundial etc... surge el cuestionamiento de la sociedad y sus falencias. Es aquí donde aparecen con sus obras autores tales como Franz Kafka y Enrique Ibsen

Son en estos tiempos de deshumanización latente que aqueja fuertemente al hombre, donde salen a la luz textos como:   La Metamorfosis y Casa de Muñecas. Aludiendo tópicos como el materialismo, la decadencia valórica y los patriarcados familiares, entre otros

Es, por lo tanto, el objetivo de este trabajo analizar los Patriarcados familiares de ambas obras, dejando así en claro los vínculos que existen entre ellas

Para comenzar en la Metamorfosis de Kafka, un tiempo después de la transformación de Gregorio las actitudes del padre frente a la situación salen a flote. El señor Samsa tiene asco de su hijo Gregorio, lo desprecia. Le significa un estorbo, que por su inutilidad y por la cantidad de problemas que a traído a la casa, debe ser eliminado

Esta  despótica postura tomada por el padre es, sin duda, la respuesta al cambio de roles ocurrido dentro de la familia, entendamos por esto que en algún momento Gregorio fue también el patriarca, el sustento, y por ende el ser respetado. Sin embargo su presente situación hace que dicho papel sea adoptado por su progenitor, quien hace con este cuanto le plazca

“(...)Gregorio, atraído por la música, atrevióse a avanzar un poco y encontróse con la cabeza en el comedor

(...) Al padre le pareció lo más urgente_(...)_ , tranquilizar a los huéspedes_(...)_ Precipitóse hacia ellos, y, extendió los brazos, quiso empujarlos hacia su habitación a la vez que les ocultaba con su cuerpo la vista de Gregorio.” (1)

En este fragmento podemos ver claramente marcado, el sentido de honor familiar defendido por el padre. Gregorio en aquel monstruoso estado, enloda la reputación de los Samsa, no siendo digno de llevar el apellido que el padre le ha dado a la familia. Es esta una de las razones que lleva al progenitor a infringirle castigos físicos a su hijo, incluso con la intención de eliminarlo

La segunda razón que incentiva esta desquiciada acción por parte del padre, está relacionada con la estabilidad económica del hogar. Antes de su metamorfosis, Gregorio era el que solventaba los gastos de la casa. Dándosele por esto ciertas garantías dentro de su hogar donde, sin duda, se le debía respeto. Pero al momento de la transformación todo este panorama cambia abruptamente. Gregorio se vuelve inútil y el Señor Samsa ya casi imposibilitado por su avanzada edad de efectuar cualquier labor, sale a buscar un trabajo que, sin duda, le consumirá sus últimas fuerzas. Convertido en el nuevo proveedor el padre adquiere toda omnipotencia, siéndole lícito descargar su ira contra el causante de aquella terrible situación

“Va Lanzando manzanas al infeliz, hasta que un tiro certero le da en la espalda hiriéndolo”(2)

Esta exacerbación es la que, sin duda, refleja los reinantes patriarcados familiares, que de hecho son una innegable realidad social que incluso afecto al mismo Kafka

Si consideramos que este Checo proviene de una familia judía en donde la figura paterna siempre es la preponderante. Es más, si hurgueteamos en su biografía (3), nos daremos cuenta que su vida como hijo no fue fácil. Su progenitor no aceptaba su vocación de escritor, lo consideraba afeminado, hipocondríaco además de repudiar su enfermizo cuerpo

Finalmente el alcance de nombres (Samsa y Kafka) nos puede corroborar el paralelo existente entre la vida del autor y su personaje

El padre Herman Kafka, cuya figura autoritaria y envolvente sería objeto de una célebre requisitoria por parte del novelista ya maduro, Carta al padre (Brief an den Vater, 1919.) (4)

De manera distinta, pero a la vez mucho más evidente, la relación entre los personajes Nora y Helmer, muestra en la obra de Ibsen, Casa de Muñecas, el actuar del macho en una familia para muchos en un principio “bien constituida”

Son innumerables los pasajes del escrito que revelan las características de un “Jefe de familia”, el cual se impone a la aparición de cualquier situación límite o en general, problema que le disguste. Ya el hecho de que Nora se tenga que esconder para comer dulces sin que su marido la vea nos da un indicio de esta “especial” relación donde predomina el poder paterno

Al igual que en la novela de Kafka, Casa de muñecas prueba cuan importante es el padre en la función de mantener el equilibrio familiar mediante una buena estabilidad económica

“Nora.-Calcula: que han nombrado a mi marido director del banco

Cristina.-¿A tu marido? ¿Oh, que suerte?

Nora.-(...)Empezará a desempeñar el cargo en año nuevo, y entonces tendrá un buen sueldecito y multitud de utilidades (...)¿No te parece?

Cristina.-Indudablemente. Por lo menos debe ser una cosa excelente tener lo necesario

Nora.- No, lo necesario nada más no, sino mucho muchísimo dinero.” (5)

Aquí vemos como la felicidad de Nora y, por lo tanto, de la vida matrimonial, está basada en el dinero y adquisiciones materiales. Helmer al aportar con la manutención adquiere una posición de intocable, la cual le agrada a Nora mientras ella (su alondra) sea complacida

El ser el abastecedor, le da facultades casi extraordinarias; el control de los problemas familiares depende de él y está habilitado a increpar sin escuchar razones

Hay que mencionar también que Nora al pedir el préstamo, falsificando la firma de su conjugue, hace algo que sin importar razones, atenta contra el poder de su marido transgrediendo lo que para él es lícito. En este momento es donde el honor familiar comienza a peligrar frente al “¿qué dirán?”, el miedo de que aquella tan poco decorosa situación se haga pública cambia el actuar de Helmer, convirtiéndolo en aquel tiránico padre de familia

“Helmer.-¡Desgraciada!. ¿Qué has tenido el valor de hacer?

(...)!Basta de comedias! (Cierra la puerta de la antecámara.) Te quedarás ahí, y me darás cuenta de tus acciones. ¿Comprendes lo que haz hecho? Di. ¿Lo comprendes?

(...)!Has perdido el juicio! No tienes derecho a marcharte. Te lo prohíbo”. (6)

Es esta situación la que “despierta” a Nora, dándose así cuenta de lo disminuida que se encuentra frente a su marido. El hecho de que Torvaldo considere más importante el mantener limpia su reputación, que entender el amor detrás de  las acciones de Nora para después salvarla, es lo que lleva a ésta última a tomar la más drástica decisión

“ No le preocupan las causas de la acción de ella ni siquiera se plantea una auto crítica. Lo único que le importa es no perder su prestigio ni dinero ni a su hermosa muñeca. (7)

Al revisar estos fragmentos, es fácil identificar los aspectos ya tratados en el análisis de La Metamorfosis. Aquí al igual que en el texto anterior, encontramos características de los Patriarcados familiares, tales como: el predominante poder paterno, los regaños a los que tiene el padre derecho por aportar con el sustento familiar y el concepto patriarcal del honor, superando este en importancia incluso a los lazos familiares

En conclusión, se puede establecer que el verdadero sentido de estos escritos tanto para Kafka como Ibsen, es abrirnos los ojos a los errores dentro de nuestras propias vidas para que así nos demos cuenta de las falencias de la sociedad que nos cobija

En el caso particular de los Patriarcados Familiares, estos dos autores emiten, por medio de sus obras, un llamado a efectuar un profundo cambio en lo que a la figura del padre respecta, dentro del núcleo familiar. Es así como nos entregan la herramienta primordial para modificar la decadencia valórica de la sociedad desde sus cimientos

Después de analizar La Metamorfosis y Casa de muñecas, quedan más que demostrados los vínculos existentes entre ellas, corroborando que, sin duda, las vivencias de ambos autores, moldeadas por el descontento de una misma sociedad, están insertas en sus escritos. Sin embargo, sus textos al tratar problemas de carácter universal se convierten en vigentes para todos los tiempos. Es por esto mismo, que tópicos como los patriarcados familiares seguirán causando gran revuelo, aunque muchos años antes genios literarios hayan expuesto su pensar sobre la retrógrada actitud paterna y la emancipación de la mujer y de los hijos. Queriendo así concientizar al mundo

Notas:

(1) Kafka, Franz, La Metamorfosis. Edit. Andrés Bello. Santiago de Chile.1980. P. 63 y 64.

(2) Kafka, Franz,op. Cit. P.60

(3) Los datos biográficos se obtuvieron de las siguientes fuentes El autor y su obra, Franz Kafka y Kafka, Franz, La Metamorfosis (ver bibliografía)

(4) Kafka, Franz, La Metamorfosis. Edit. Andrés Bello. Santiago de Chile.1980. P. 58.

(5) Ibsen, Henrik. Casa de muñecas, Edit. Random House, Nueva York. 1959. P. 16.

(6) Ibsen, Henrik, op. Cit. P.87. y 94.

(7) Labra, Pedro. Un foro sin muñecas. Santiago de Chile 1980. P. 12

Bibliografía:

- El autor y su obra, Franz Kafka – La Metamorfosis, Edit Orbir. Barcelona. 1982

- Kafka, Franz, La Metamorfosis. Edit. Andrés Bello. Santiago de  Chile.1980

- Solar, Juan José, Historia de la Literatura Universal. Edit Orbir. Barcelona. 1982

- Ibsen, Henrik. Teatro selecto. Edit. El Ateneo. Buenos Aires.1950

- Ibsen, Henrik. Casa de muñecas, Edit. Randpm House, Nueva York. 1959

- Labra, Pedro. Un foro sin muñecas. Santiago de Chile 1980

- Chizzini, Ana, Nora y Torvaldo una pareja actual. Santiago de Chile. 1890  


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | Glosarios Libro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com