Google

Avizora - Atajo Google

Internet
Historia e Internet, el incierto legado de la cultura digital

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Verdadera historia del origen de Internet
- El Imperio Digital
- ¿Diario digital o diario papel?
- El Correo Electrónico
- What is the Internet?

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

310808 - Alejandro Polanco Masa - Originalmente publicado en: Panacea - Número # 3 - Facultad de Farmacia - Universidad Complutense de Madrid – Diciembre 2001.

El historiador que en la actualidad busca información para su trabajo utiliza herramientas que le resultarían extrañas a sus colegas del pasado. A los fondos de archivos, catálogos de bibliotecas, correspondencias privadas o hemerotecas, se suman ahora las nuevas tecnologías de la información. Internet, los CD-ROM, DVD, www, e-mail. Toda una selva de nuevos medios donde obtener información o perderse entre inútiles documentos virtuales. Nuestra cultura, digital, tiende a informatizar todos los datos olvidando los modos tradicionales de almacenamiento.

Este proceso puede facilitar el acceso a las fuentes pero encierra grandes peligros para el futuro. La rápida evolución de las tecnologías puede convertir en obsoletas, ingentes cantidades de documentos, convirtiendo en anticuados e inservibles cascarones vacíos lo que en un tiempo fueron flamantes discos compactos, repletos de irrecuperable información. El caso de Internet es incluso más peligroso. Como un gigantesco monstruo incontrolable, muta día a día sus contenidos haciendo imposible siquiera una mínima recopilación de los mismos. Puede que lo que nosotros leguemos a los historiadores del futuro no sea nada, excepto un montón de bits añejos e incomprensibles, una nueva edad oscura para la historia.


Los nuevos medios

Internet nació en la década de 1970 dentro de la red militar estadounidense Arpanet. Los diseñadores del protocolo TCP/IP, por medio del que funciona toda la red, nunca imaginaron el futuro éxito de su invento. Lo que en un principio no era mas que una pequeña red con unos pocos nodos, se ha convertido en el medio de comunicación y expresión más utilizado hoy día. Para algunos, representa el mayor logro de la historia de la humanidad. Desde los tiempos de la primera Internet, las cosas han cambiado mucho. Al principio, la cantidad de información contenida en su interior era muy limitada. La tecnología no daba para más. El acceso a los datos era complicado pues era necesario el uso de UNIX y tratar con los terminales mediante líneas de comando. Eran los tiempos de las aplicaciones Gopher, Archie, Wais, los primeros FTP y el omnipresente e-mail, la aplicación estrella de la red desde sus comienzos. Internet sólo se utilizaba en centros de investigación, universidades y grandes empresas, casi todas ellas norteamericanas. La gente de la calle ni siquiera había oído hablar de la red de redes. El asunto cambió casi de repente con la invención de la World Wide Web, la cual, a pesar de lo que piensa la mayoría, no es sinónimo de Internet, sino otra aplicación basada en la red. La ahora tan familiar Web, fue desarrollada en Suiza en el centro de investigación CERN a principios de la década de 1990. La idea era crear una forma para compartir información entre la comunidad investigadora de forma totalmente intuitiva, por medio de hipertexto, datos que contienen enlaces a otros datos. A partir de aquí la red se ha ido haciendo cada vez mas popular. Hoy Internet suma miles de redes y cientos de millones de usuarios, creando y compartiendo información en cualquier parte del mundo. El crecimiento brutal de la red, nunca sospechado, es inimaginable. En 1993 Internet contaba con aproximadamente 500 servidores de red y con 1,3 millones de ordenadores nodales. Para 1997 los servidores eran ya 650.000 y los nodos 12,9 millones. Hoy, en diciembre de 2001 el número de servidores es de varios millones y el de nodos de varios cientos de millones, no cuantificables en absoluto, pues la red cambia a cada instante. El desarrollo de Internet ha sido acompañado por toda una nueva tecnología, que en teoría debe facilitar el acceso a la información. Nuevos soportes informáticos como los CDROM o los DVD, las bases de datos, los ordenadores personales, se desarrollaron para facilitar ese trabajo. Pero la realidad es bien distinta. La calidad de la información y la facilidad de búsqueda dejan mucho que desear. El caos que reina en Internet amenaza con sepultar los datos “buenos” entre toneladas de bits “basura”, haciendo casi imposible una búsqueda rápida y eficaz. No cabe duda que Internet, o las redes que la sucedan, es el medio del futuro para los investigadores. Pero es la misma palabra “futuro” la que desconcierta. Al ser un medio en constante cambio y adaptación se corre el riesgo de perder por el camino enormes cantidades de datos vitales. Los mismos correos electrónicos no son almacenados de forma permanente en ninguna parte, una vez enviados sólo quedan en los discos duros de los protagonistas de los mismos. Así, la tradición epistolar se pierde, pues casi nadie imprime sus e-mail y pocos los guardan largo tiempo en sus ordenadores. La correspondencia privada, herramienta fundamental para conocer personajes del pasado, se está perdiendo para siempre. Y que nadie respire aliviado si cree que por guardar sus datos en un CD van a estar resguardados del paso del tiempo porque los formatos de grabación actuales son todo menos imperecederos.

Bibliotecas digitales

Para los historiadores, los archivos son vitales. Por esto es previsible que, en un futuro no muy lejano, las tecnologías de la información nos permitirán acceder a archivos municipales, nacionales o de cualquier otro tipo desde un terminal situado en cualquier lugar del planeta, sin limitaciones de horarios y sin desplazamientos. Hoy día ya es posible consultar las bases de datos de la mayoría de los archivos importantes vía Internet. Esto no significa tener acceso al documento buscado, pero sí conocer su contenido y localización. Con el tiempo, posiblemente se digitalicen la mayoría de los documentos históricos para que estén disponibles en línea. Además, la mayoría de las bibliotecas de importancia de todo el mundo ya han puesto a disposición de los internautas sus catálogos. Hay proyectos, como el Gutenberg, en los que ya es posible consultar vía Internet cientos de obras clásicas en formato electrónico. La mayoría de estas bibliotecas virtuales muestran contenidos en inglés. En España, es loable el esfuerzo del proyecto Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, de la Universidad de Alicante. Todos estos ejemplos no son mas que pequeñas muestras de lo que en el futuro será, supuestamente, la gran biblioteca planetaria virtual. A todo esto se suman los cientos de bases de datos especializadas y las listas de correo, muy útiles para cualquier investigador. En París tenemos un ejemplo de lo que es la “biblioteca del futuro”. Las Torres Tolbiac, nueva sede de la Biblioteca Nacional de Francia, disponen de 395 kilómetros de estanterías, para recibir hasta 22 millones de libros. Pero lo novedoso del proyecto son las salas con centenares de estaciones de trabajo y nodos de Internet, para facilitar el acceso al texto completo de 110.000 volúmenes que abarcan toda la historia y cultura francesa. En el resto del planeta, las bibliotecas se enfrentan a la tarea de crear copias digitales de documentos en papel, para que sean accesibles por medios informáticos y para preservar su contenido. En realidad todo esto es mas teoría que práctica. El capital económico y humano necesario para tal fin es tan grande que los procesos de digitalización avanzan con gran lentitud. A esto se le suman los problemas legales sobre propiedad intelectual. Para las bibliotecas, la digitalización presenta muchas ventajas. Permite el acceso a fuentes raras y frágiles sin peligro para su integridad. Así, por ejemplo, pueden consultarse manuscritos medievales sin necesidad de tocar físicamente los ejemplares, evitando su deterioro. Otra ventaja es la comodidad. Un mismo documento puede ser consultado por varias personas a la vez, y no hay que esperar al término de un préstamo para acceder a la fuente buscada. Además, las copias digitales ocupan un espacio mínimo, en comparación con las toneladas de papel que necesitan los almacenes de documentos tradicionales. Se ahorra así espacio, tiempo y dinero. La transición desde las bibliotecas y archivos tradicionales a los nuevos soportes informáticos, puede traer problemas con los usuarios. Cuando hay un número amplio de fichas bibliográficas digitalizadas, las tradicionales suelen ser “olvidadas.” Lo mismo ocurre con los libros en línea. Imaginemos ahora que millones de libros y revistas están ya disponibles, a texto completo, en Internet. ¿Podrán las generaciones futuras acceder a ellos sin problemas? El envejecimiento técnico de los soportes resultará un gran problema. Además, muchos de los contenidos de las redes, como los diarios digitales, posiblemente no se almacenarán durante mucho tiempo. Cada pocos años, las bibliotecas tendrán que ir exportando sus documentos a los nuevos soportes. El copiado de archivos puede resultar dificultoso pues se deben adaptar a nuevos programas y formatos. Este trasvase de información traerá degradación en los datos y, con ello, la pérdida de información, mucha irrecuperable al no existir versión en papel.

La conservación de Internet

Al igual que antiquísimos documentos, degradados y perdidos para siempre, como las antiguas películas de finales del siglo XIX y principios del XX, descompuestas en los sótanos de oscuros almacenes, con sus imágenes irreproducibles, Internet va camino de ser un pozo negro para la información. Para la reconstrucción de una época pasada utilizamos los documentos supervivientes de la misma. Muchos libros se han perdido, muchas fotografías se han degradado. Aun así. por medio de reconstrucciones, a partir de los materiales que quedan, es posible conocer las vidas de muchos de nuestros antepasados con un nivel de detalle muy alto. A través de las cartas de conocidos, familiares y amigos. Registros de propiedad. Artículos en viejos periódicos. Partidas de nacimiento y otros registros de la Iglesia. Hay muchos pedazos de nuestro pasado que tienen algo que contarnos acerca de sus protagonistas, esperándonos en forma de papel añejo y amarillento. ¿Pero qué recuerdo quedará de nosotros? ¿qué documentos dejaremos atrás? Un historiador del siglo XXII, ¿tendrá una base documental fiable para reconstruir nuestra época? Puede que su esfuerzo sea inútil, sobre todo si el intercambio epistolar y los trámites los dejamos en manos de Internet exclusivamente. Los contenidos de la red se modifican día a día, siendo imposible archivar todo lo que en ella se contiene. Muchos de los datos que circulan por los cables de cobre y fibra óptica son totalmente inútiles para el futuro historiador. Sin embargo, hay otros muchos datos útiles que temporalmente se “cuelgan” en Internet, para con el tiempo desaparecer para siempre siendo totalmente irrecuperables. Hoy ya hay un proyecto cuyo objetivo consiste en almacenar “todo” el contenido de Internet para que en el futuro pueda ser consultado por los investigadores. Esta idea se enfrenta a muchos problemas técnicos y jurídicos. Puede que en un futuro, los cientos de terabytes que almacena este “archivo de Internet”, sean ordenados para una consulta racional. De momento,
se limita a “indexar” cuantos contenidos copian sus programas robot-araña. Estos programas exploran la red capturando documentos y enlaces buscando referencias cruzadas. Cada cierto tiempo se repite el proceso, copiando de nuevo los mismos documentos, guardando los cambios y buscando nuevos enlaces. Pero la recolección del patrimonio de Internet no puede ser exhaustiva. Muchos lugares de la red, protegidos por autores y editoriales, restringen el acceso, con lo que es imposible copiar al archivo sus contenidos. El verdadero objetivo del proyecto, dados estos impedimentos, será mostrar el aspecto que ofrece Internet en un periodo determinado. Algunos historiadores ya han encontrado utilidad al “Archivo de Internet.” Según refiere Brewster Kahle, creador del proyecto, la Institución Smithsoniana ha recurrido al archivo para documentarse sobre las elecciones presidenciales estadounidenses de 1996. Si el proyecto se mantiene en el tiempo, será posible para un historiador del futuro, navegar por una versión limitada de Internet Diciembre 2001, por ejemplo.

La muerte de la imprenta

Ahora mismo estamos viviendo una revolución similar a la que Guttenberg propició al utilizar la imprenta. La información no será tratada ya de igual forma. Desde los hipertextos a las fichas bibliográficas virtuales. Desde los periódicos sin papel a los textos virtuales para palmtop. El papel pierde su importancia, los flujos electrónicos parecen ganar la partida. Los ordenadores harán cambiar para siempre la forma en que escribimos y leemos. Internet va teniendo más importancia para la difusión de artículos de investigación. Esto traerá una gran crisis al sistema tradicional de edición. La misma evolución de la ciencia demanda este cambio, las disciplinas crecen y se dividen en subdisciplinas, cada una con sus correspondientes revistas especializadas. El caudal de información científica de duplica aproximadamente cada doce años. Las publicaciones especializadas suelen tener un número de subscriptores muy limitado, por lo que los costes de una edición en papel son prohibitivos. Las ediciones digitales facilitan las cosas. Los precios de muchas publicaciones académicas se han vuelto tan caros que muchas universidades no pueden costearse su adquisición. Además, el volumen en papel de muchas de ellas comienza a dar problemas por falta de espacio en muchos departamentos de investigación o bibliotecas. A modo de ejemplo, una columna construida con las revistas del índice anual de Medline, tendría una altura de más de doscientos metros. El mismo contenido, pero en versión CDROM, ocuparía solamente 960 discos, con una altura de pocos metros. Todavía pocas revistas, con formato digital exclusivo, han alcanzado prestigio. Esto va cambiando rápidamente pero hay peligros surgidos, precisamente, de lo fácil y económica que es este tipo de edición. Se ha llegado en la red a la cultura de la permisividad total. Todo el mundo puede publicar lo que quiera. Encontrar informaciones serias entre tanta bazofia será una tarea cada vez más difícil. Por todo esto se impone un riguroso control de calidad para todos aquellos contenidos que pretendan ser serios. Los criterios de calidad, para publicaciones electrónicas científicas, debieran ser de carácter universal. Esto es algo en lo que está trabajando la UNESCO, pero todavía habrá que esperar. Mientras tanto algunos científicos han decidido colocar públicamente y con acceso libre muchos de sus trabajos que no han pasado ningún filtro de revisión por pares. No cabe duda, en el futuro casi la totalidad de las publicaciones científicas se nos mostrarán en versión electrónica exclusivamente. Lo que no sabemos es cuán caótica será la transición desde las versiones impresas hasta el imperio de las publicaciones virtuales. La caducidad de los documentos digitales. Para documentarnos sobre temas referentes a siglos pasados, pasémonos por las bibliotecas y archivos. En ellos nos están esperando textos de esas épocas, para contarnos sus historias. Papeles de hace cientos de años son perfectamente legibles hoy día, sin necesidad de más hardware que nuestros ojos, ni mas software que nuestra capacidad de lectura y comprensión. Escribimos un artículo de investigación sobre el tema en cuestión y nos lo publican en una muy prestigiosa revista científica, en edición digital, por supuesto. Además guardamos copias en nuestro querido e incorruptible CD. Han pasado ochenta años, un historiador del futuro encuentra una referencia a nuestro artículo en Internet. Intenta leerlo, para ello visita la página de nuestra revista. Mala idea, hace cincuenta años que no se publica y sus archivos ya no se encuentran en la red. Se han perdido para siempre. Después de mucho investigar, logra hacerse con el CD, que legamos a uno de nuestros tataranietos. En su portada, marcado con tinta negra de rotulador, el historiador lee el título de tan deseado artículo, la búsqueda ha llegado a su fin. Lástima, ya no hay reproductores de CDROM, ni se utiliza el procesador de textos en el que se redactó y el sistema operativo empleado para ello hace décadas que está en el olvido. Conclusión: no tiene más que un pedazo de plástico circular sin valor alguno, no es posible recuperar la información contenida en el, aunque ésta no se haya degradado, no quedan máquinas con las que leerlo. Esta ficticia situación, aunque parezca poco real, ya se ha dado. ¿Alguien recuerda como se utilizan las cintas magnéticas para computador de los años 70? ¿Y la tarjetas perforadas? ¿Dónde se encuentran máquinas para leerlas? ¿Y personal que sepa manejarlas? La respuesta es simple: en ninguna parte. Los datos contenidos en esos soportes se han perdido para siempre. Según un informe de 1990 de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el censo de 1960 se salvó, de milagro de la pérdida total. La información digital ha sido ensalzada porque puede copiarse sin pérdida de datos. Lo que casi nunca se ha cuestionado es su longevidad. La esperanza de vida de los medios de almacenamiento digital, teniendo en cuenta condiciones óptimas en las que no se pierde ningún dato, es mucho menor de lo imaginado. Una cinta magnética, como las de audio o VHS, comienza a deteriorarse a los cinco años. Los discos magnéticos de 3,5″ pulgadas que utilizamos en nuestros ordenadores comienzan a fallar pasados entre cinco y diez años. El “eterno” CD o los novedosos DVD mostrarán síntomas de pérdida de información dentro de treinta años. Las publicaciones en papel seguirán acompañándonos durante muchos años. El creciente peso de los documentos digitales, sin embargo, nos debe hacer recapacitar sobre qué le estamos legando realmente al futuro. Los historiadores del futuro posiblemente se encuentren con materiales intraducibles. Para ellos, las inscripciones en piedra de la antigüedad, serán más legibles que varias toneladas de discos compactos, desgastados y sin ordenadores compatibles para leerlos. Internet es otro problema, sus datos no suelen almacenarse por mucho tiempo, así que es terreno perdido. Siempre cabe la posibilidad de desarrollar normativas estándar, como una Piedra Rosetta, que permitan leer documentos digitales a nuestros descendientes, aunque viendo el vertiginoso desarrollo de las tecnologías de información y los cientos de formatos y programas utilizados, parece muy difícil alcanzar el acuerdo.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com