Historia breve de Francia

Francia Al día

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

La inconfesable responsabilidad francesa en Ruanda

Los ligures, iberos y galos son los primeros pueblos habitantes de Francia, de que se tiene noticia. De los galos se llamó Galia el territorio que comprendía la actual Francia, con Bélgica, Suiza y parte de Alemania y Holanda. La Galia fue conquistada en el siglo I a. de C. por los romanos, que difundieron en ella su civilización y su cultura durante cuatro centurias. La invasión de los bárbaros, en los comienzos del siglo V, asoló al país, hasta que, a fines del mismo siglo, el rey franco Clodoveo logró restablecer la unidad de la Galia. Los repartos del país entre los hijos de los reyes debilitaron la dinastía merovingia, que fue derribada por Pipino el Breve, padre de Carlomagno, fundador de la dinastía de los carolingios. Con Carlomagno, que reinó de 768 a 814, llegó a ser la Galia el centro de un vasto imperio que se extendía hasta el Elba, el Theiss, el Adriático el Garellano y el Ebro. En 987 la dinastía carolingia fue destronada por la de los Capetos, que había de regir los destinos de Francia hasta la Revolución francesa. Los primeros Capetos procuraron restaurar la autoridad real y extender sus dominios, a pesar de la oposición de Inglaterra y Alemania a las cuales batió Felipe II Augusto en los primeros años del siglo XIII. Luis IX (San Luis) dirigió las dos últimas Cruzadas (1248-1270). Felipe IV el Hermoso, que reinó de 1285 a 1314, supo defender la corona contra las pretensiones del papa Bonifacio VIIi y Luis X, en su efímero reinado (1314-1316), llevó a cabo la emancipación de los siervos. En los siglos XIV y XV (1336-1453), Francia se vio envuelta en la guerra de los Cien Años, hasta que la intrepidez y el heroísmo de Juana de Arco levantaron el espíritu francés y libraron de la invasión a su patria (1429-1431) Luis XI (1461-1483) entabló con Carlos el Temerario un duelo que terminó con la muerte del duque de Borgoña en la batalla de Nancy (1477). Carlos VIII (1483-1498). Luis XII (1498-1515) y Francisco I (1547-1559) invadieron el territorio italiano y en él sostuvieron guerras infructuosas para Francia. Francisco I y su hijo Enrique (1547-1559) lucharon denodadamente contra España, en los reinados de los hijos de Enrique II:Francisco II, 1559-1560, Carlos IX, 1560-1574, y Enrique III, 1574-1589, se debilitó la autoridad real, y con Carlos IX comenzaron las guerras de religión. Enrique IV (1589-1610), restauró definitivamente la autoridad real, que con Luis XIII (1610-1643) y su ministro Richelieu adquiere carácter de absolutismo. Este absolutismo acrecentado luego en los reinados de Luis XIV (1643-1715) y Luis XV (1715-1774), las guerras del Rey Sol y los exagerados gastos de este soberano, los vicios y las torpezas diplomáticas de Luis XV, la mala administración de los ineptos e impopulares ministros de Luis XVI (rey de 1774-1792), los escritos de los filósofos y la desigualdad entre nobleza, clero y estado llano, condujeron a la Revolución (1789). Esta, después de establecer beneficiosas leyes, cayó en excesos; ya las violencias del Terror (1793-1794), sucedieron el Directorio (1795-1799), el Consulado (1799-1804) y el Imperio (1804-1815) con Napoleón I, que con sus memorables campañas contra Europa entera extendió vertiginosamente los límites de Francia, hasta que al fin fue definitivamente vencido en Waterloo, y la Restauración que dio el trono a Luis XVIII (1814-1824), redujo las fronteras. Reinando Carlos X (1824-1830), estalló la revolución liberal Que en 1830 puso en el trono a Luis Felipe de Orleáns, el cual fue a su vez derribado en 1848 por otra revolución que instauró la República. Vino luego (1852) el golpe de Estado de Luis Napoléon, que se erigió emperador con el nombre de Napoleón III y cuyo gobierno fue tan beneficioso en el interior como desacertado en el exterior, pues acabó por provocar la desastrosa guerra franco-alemana de 1870-1871. A consecuencia de ella fue destituido el emperador y se instauró la tercera República. Desde 1871 procuró Francia reconstruir sus fuerzas internas y conservar la paz en Europa concertando hábiles alianzas; pero si en su primer propósito triunfó, no fue así en el segundo, pues al estallar en 1914 la Primera Guerra Mundial, esas mismas alianzas la empujaron a intervenir inmediatamente en ella, y llevó con Inglaterra, todo el peso de la misma. Vencieron al fin en la contienda, que duró cuatro años, Francia y sus aliados. Siguió un período de paz, ensombrecida por recelos hasta que, en septiembre de 1939, se truncó el equilibrio entre los Estados de Europa; en tal fecha, a causa de haberse proclamado la incorporación de Dantzig a Alemania y de haber atacado ésta a Polonia, Francia, forzada por su alianza con Inglaterra declaró, conjuntamente con ésta, la guerra a los alemanes y fue derrotada por éstos en 1940, tuvo que pedir la paz por separado, para lo cual dimitió el gobierno presidido por Reynaud y pasó el poder a manos del mariscal Pétaín, quien se encargó de solicitar el armisticio. El presidente Lebrún dimitió también su cargo y las Cámaras votaron la abolición de la Tercera República y la instauración de un Estado totalitario, otorgaron al Gobierno facultades para establecer una nueva Constitución y confirieron el poder al mariscal Pétain como jefe de Estado con plenos poderes. Cuando la nación fue liberada por los ingleses y norteamericanos en 1944, después del desembarco en Normandía el 6 de junio de este año, se creó un gobierno provisional, a cuyo frente se puso el general De Gaulle, que había alentado la resistencia desde Inglaterra y que se conservó en él hasta 1946. En enero de 1947 se instauró la IV República, con Vicente Auriol por Presidente. En este período se inició el derrumbamiento del imperio colonial francés. Francia tuvo que retirase de Indochina, conceder la independencia de Tunicia y Marruecos y hacer frente a la rebelión argelina. De Gaulle volvió a hacerse cargo del poder en 1958. El mismo año (1958) se elaboró una nueva Constitución y se proclamó la V República. Una consecuencia de ella fue la independencia de Guinea. En 1962, después de cruenta guerra, también Argelia obtuvo la independencia. Pese a todas estas incidencias, Francia se cuenta en la actualidad entre las grandes potencias mundiales, lo mismo en el aspecto técnico que en el económico y el político. En 1969, De Gaulle llamó a un referéndum que le fue adverso y renunció inmediatamente a la presidencia. Le substituyó Georges Pompidou. Después de su muerte en 1974, fue elegido el conservador Valéry Giscard d'Estaing


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 612463 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com