Fotografía / Photograpy
La foto y el título
Gerardo Nuñez
gerardfilm@yahoo.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

El Análisis documental de la fotografía - Historia de la Fotografía / History - What is Photography? - El diafragma y el obturador - Redefinición de la fotografía documental - Cartier-Bresson Vida y Obra - Tecnología de la fotografía

La fotografía y el nombre. La fotografía y el título ¿Es esa frase, o esa única palabra, o su ausencia, parte de la obra? ¿Debe el fotógrafo, como autor, tenerlo en cuenta? ¿Cambia una fotografía si se cambia su título o su nombre? La fotografía es un lenguaje.

Existe una obra de Picasso que me sorprende de modos diversos cada vez que se me presenta en la memoria. Es el Guernica, su imagen del bombardeo a esa ciudad española y vasca donde en 1937 los nazis probaron, aliados con Franco, su poderío aéreo. La vi fotografiada en una revista, y apenas una vez o dos en mi vida. No me olvido de aquel mundo fraccionado y roto, trágico, que representa.

A Pablo le dirían algunos, incluso amigos, ¿porqué mostrar tanta tragedia?, si él tiene talento para crear belleza en un mundo escaso de ella. Mejor olvidar, seguir adelante. El Guernica es un ejemplo contundente de que el “título” o “nombre” de la obra es parte sustancial de ella y es también un ejemplo de la sublimación de las patologías sociales. Eso es el arte sublimación, pero ese es otro tema.

¡Extraordinario! Veo en ese cuadro a un hombre llamado Pablo, que ante tal calamidad tuvo la discreción de no hacer ruido suicidándose desde un quinto piso (otra forma del ego). Pintó el cuadro, sublimó su angustia y nos hizo recordar a perpetuidad lo que eso fue. Es la vida en su plenitud humana, una explosión de vida contra la explosión de muerte que significó el nazismo, y expresan aún hoy los fascismo del mundo.

Entonces digo: el título o el nombre de una obra es parte inseparable, sustancia misma de esa obra, porque una obra de arte no es más que significantes traducidos al universo personal de un lenguaje codificado y aceptado. Un punctum (diría Barthes), donde quizá en nuestra lectura visual elijamos esas palabras como protagónicas, y a partir de ahí generemos nuestros caminos de sentido. ¿Qué hubiera sucedido si ese cuadro se llamara “Los estragos de la droga y el alcohol”, o “Explosión en Río Tercero”?. ¿Sería lo mismo?

Puede también, que ese objeto, como arte, no sea todavía reconocido en la cultura colectiva y dominante; eso sucederá, si sucede, en el futuro, pero debe ser reconocido hoy como objeto cultural desde su lenguaje como lengua, eso sí sucede hoy.

En la fotografía (como en todas las artes) el título de la obra, o el nombre, tiene como objeto (punctum) controlar las especulaciones personales. Llevar al espectador adonde el autor quiere que vaya con su psiquis a cuesta. Ser arbitro y autoridad en la percepción del otro.

En el cine, conocemos gracias a la escuela rusa, el llamado efecto Kulechov. Live Kulechov hizo el siguiente experimento: desde la misma toma del rostro en primerísimo primer plano de Ivan Mosjukin, se realizaba un montaje alternado distinto. En el primero, al plano del rostro de Mosjukin, seguía el plano de un niño muerto. “Compasión”. En el siguiente se cambia al niño muerto por un plato de comida, el rostro es el mismo, la toma es la misma, pero ahora significa, “hambre”. Simple, muy simple, ¡Le estaba cambiando el nombre! Entonces tomemos la foto de James Van der Zee, de 1926, “Retrato de familia” y con la misma foto cambiemos simplemente el nombre, ahora ese registro se llama “Esclavos”. Ya la foto se transformó, aunque sepamos que en ese lugar y en 1926 la esclavitud ya nos existía, (o si?). Eso pasa a ser un detalle secundario o quizá accesorio en el significante, a lo sumo discutiremos también del año 1926 y sus metáforas, o su idea sobre la esclavitud, o si los negros son seres humanos, o si lo esclavistas eran personas, o tantos otros significantes como espectadores tenga la obra, pero eso sí, el camino a tomar será definitivamente otro. Del “Retrato de familia” ya nadie se acordará aunque sea un dato que conocemos, porque la fotografía podría llamarse también: “Esclavos, retrato de familia.”

Puede también no haber título, entonces su ausencia será el significante: S/T o nada. Más poder para quien especta.

En el ámbito de la fotografía es muy frecuente no darle importancia al nombre, o despreciarlo. El fotógrafo suele jactarse de que la iniciativa de no ponerle nombre habla de su criterio independiente. Eso no está mal, pero ponerle un nombre sin saber ese significado trascendente, ha arruinado a muchas fotografías. Esa pincelada final y bautismal es parte del momento y a veces termina arruinando la obra en el descuido, inconsciente, de que esas letras son parte del concepto. Sería mejor dejar un simple silencio.

El nombre o título es parte inseparable de la obra fotográfica y su ausencia también

Sobre el autor

Cursó la carrera de Dirección Cinematográfica en la Universidad del Cine (FUC) y el Profesorado de Inglés en el Instituto Cambridge de Cultura Inglesa, además de asistir a talleres y seminarios tanto de fotografía como de cine.

Ha obtenido diversos premios en salones nacionales e internacionales. Es realizador de cortometrajes y documentales en 16 mm, habiendo sido seleccionado en el Festival Internacional de Cine de San Petersburgo, Rusia y en el Festival de Cine Independiente de Barcelona, España.

Es docente en el F.C. Buenos Aires y en su estudio. Participó de exposiciones colectivas y realizó muestras individuales. Fue jefe del Departamento de Fotografía del Consejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires.

Asistente de producción en realizaciones de video, desarrollo de CD-Rom, trabajó en la producción del programa “Perdona Nuestros Pecados” (PNP), fue camarógrafo del programa ”Rutas y Paisajes”, ayudante de dirección de la película “La Nube” de Pino Solanas. También es uno de los 50 seleccionados en 2002 de la fundación belga Young Photographers United.

En los últimos años se dedica a la escritura de guiones de largometraje. Los cuentos y la poesía forman ya parte de su obra. Su Sitio: www.gerardofotovideo.com.ar

Fuente Fotomundo - Octubre 2005

Julia Margaret Cameron - Semiótica cultural de la sociedad de imágenes - La imagen como doble y realidad - Glosario de la luz - Fotografía Digital - Retórica de la imagen: R Barthes

 

 

 

 
 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com