Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Arte. Plástica. Estética. Cultura / Art. Plastic. Aesthetic. Culture
El expresionismo alemán

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El lenguaje de la materia
-
Pintura
- Expresionismo abstracto
- Nuevas siete maravillas del mundo
-
La Maqueta como Herramienta de Diseño

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

 

09 - Lourdes Cirlot - El movimiento expresionista se desarrolló principalmente en Alemania, y posee claros antecedentes en el Romanticismo. Su carácter revolucionario - sobre todo en la última fase del movimiento - lo diferencia de otras corrientes mucho menos comprometidas. El Expresionismo no fue una corriente meramente artística o literaria e incluso musical, sino una manera de sentir el mundo.

La estética configurada por los expresionistas responde a esa atmósfera tan peculiar que circunda el advenimiento de la Primera Guerra Mundial. En realidad, tras las pinturas o esculturas de los artistas expresionistas se esconde un grito. La angustia. el terror, la miseria y la opresión van a ser temas frecuentes en los cuadros o grabados de ese grupo de artistas.

Puede afirmarse que el Expresionismo es una corriente de oposición que niega el positivismo y todo lo que éste pudiera comportar. La filosofía nietzscheana se toma como plataforma o punto de partida para ofrecer esa visión del mundo, tan plena de nihilismo.

Siempre se han citado como precursores del arte expresionista obras del simbolista Edward Munch y, en ciertos casos, las realizaciones de Van Gogh.

Existen tres momentos distintos dentro de la evolución del Expresionismo. En primer lugar! apareció en Dresde el grupo Die Brücke El Puente, fundado por Ernst Ludwig Kirchner, Ericé Heckel, Friedrich Bleyl y Karl Schmidt-Rottluff, todos ellos estudiantes de arquitectura. La fecha de la fundación del grupo data de 1905. Un año más tarde se unió al mismo el célebre Emil Nolde, pero su actuación se limitó solo a unos meses de trabajo en común.

En los temas abordados por los pintores de Die Brücke se perciben con claridad ciertos elementos que conectan con la estética del Jugendstil (Modernismo alemán) por su carácter ornamental, así como otros provenientes de la tradición medieval gótica.

Todos los artistas del grupo de Dresde, siguiendo la tradición germánica, fueron grandes grabadores en madera. Es precisamente en ese tipo de realizaciones donde se advierten más conexiones, desde un punto de vista temático, con el psicoanálisis freudiano. En esos años de comienzos de siglo en la Escuela de \llena, Sigmund Freud revoluciona con sus teorías sobre la sexualidad todo el ámbito cultural y, como es lógico, en los países de lengua germánica no tarda en percibirse la gran influencia de sus textos. Así, por ]o tanto, no es sorprendente que los temas sexuales, considerados hasta aquel momento como tabúes, pasen a tratarse en los contextos artísticos.

Desde un punto de vista formal, existe un factor importante a señalar que es la influencia decisiva del arte negro-africano sobre las obras expresionistas. En no pocas ocasiones los artistas recurren a un marcado esquematismo para resolver sus figuras humanas o los elementos integrantes de los paisajes. Al igual que los fauvistas franceses, los expresionistas huyen de la imitación y se decartan por el empleo de colores exaltados y contrastados.

En el año 1910 el grupo se trasladó a Berlín, foco en el que había muchos mas intereses culturales, vinculados sobre todo a la figura de Herwart Walden, creador y editor de la revista Der Sturm. Esta publicación fue la primera de una larga serie de revistas y periódicos dedicados a propagar el Expresionismo. Por otra parte, Walden abrió una galería en la que pronto expusieron sus obras los artistas de Dresde. No obstante, no sólo sirvió de vehículo de difusión para el arte del grupo de Die Brücke, sino también a los artistas componentes del segundo grupo expresionista. Éste se había constituido en Munich en torno a Wassili Kandinsky a finales del año 1910 y sus componentes fueron, aparte del mencionado artista, Franz Marc y August Macke. El grupo se llamó Der Blaue Reiter EL Jinete azul y su labor fundamental fue la publicación del famoso Almanaque. Éste poseía carácter anuario e integraba realizaciones artísticas muy diversas. Kandinsky siempre estuvo a favor de la idea del arte total que implicaba no rechazar ningún tipo de manifestación, por muy extraña que ésta pudiera parecer. Así, el arte popular, el arte infantil o bien las obras procedentes de Extremo Oriente, de Oceanía o de Africa sirvieron para ilustrar las páginas del extraordinario Almanaque. Por otro lado, los textos no se circunscribían a autores alemanes, sino que se pidió la colaboración a personas de otros lugares de Europa. Así, desde Viena el músico Arnold Schonberg aportó sus teorías en escritos sumamente interesantes. Por su parte, el pintor francés Le Fauconnier era el encargado de informar acerca del estado de la corriente cubista, a la sazón imperante en la Escuela de París. El anuario tuvo gran éxito, pero sus posibilidades de continuación se vieron limitadas por la guerra. Por ese motivo sólo se publicó un número del mismo. Poco después de fundarse el grupo muniqués se relacionaron con el mismo los pintores Paul Klee (suizo) y Alexei von Jawlenski, procedente, corno Kandinsky, de Rusia.

Aunque los temas tratados por los artistas de Der Blaue Reiter son similares a los del grupo de Dresde, formalmente las obras difieren bastante. En sus pinturas prevalecen las líneas curvas, en contraposición a las quebradas empleadas preferentemente por Kirchner y sus amigos. Por otro lado, los colores, aunque se empleen los complementarios, tienden a ser más suaves y puede decirse que, en general, la obra de los artistas de Munich es más lírica.

Con la entrada en el conflicto bélico, la carrera de muchos de los artistas quedó completamente truncada. Macke y Marc, por ejemplo, murieron en el frente. Kandinsky marchó a Rusia, donde permaneció hasta 1921, fecha en que fue llamado por Walter Gropius para desempeñar una tarea docente en la Escuela de la Bauhaus. Durante el periodo de la guerra, pocos artistas pudieron seguir su trayectoria. Por consiguiente, hasta comienzos de los años veinte no puede hablarse de la renovación del ámbito artístico expresionista. Durante esa década y hasta el año 1933, fecha en la que subió al poder el nazismo, prevaleció un tipo de expresionismo, conectado con el concepto de Neue Sachlichkeit (Nueva objetividad). En este caso, sin embargo, no se trataba de un grupo tan homogéneo como en los casos anteriores, ya que los artistas de este tercer momento expresionista poseen unas características de individualidad más acusadas. Se incluye a Otto Dix, a Georg Grosz, ambos pintores y grabadores que, en ocasiones, son adscritos al movimiento Dadá alemán, así como a Max Beckmann. La labor del escultor Ernst Barlach posee puntos de contacto con las temáticas incisivas e ironizantes elegidas por los pintores antes citados. Esta última fase del Expresionismo se caracteriza, ante todo, por un marcado pesimismo que se refleja de dos modos. Por un lado, afloran los temas en los que la indigencia de personas marginadas es la protagonista, mientras que, por otro, los artistas ironizan y satirizan a ciertos estamentos, fundamentalmente el militar. Otro foco importante del Expresionismo fue Viena, donde trabajó Oscar Kokoschka con un lenguaje muy propio, de empastes gruesos v facturas curvilíneas. Otro pintor y dibujante vienés que también merece ser mencionado es Egon Schiele, conocido, sobre todo. por la audacia de los temas sexuales representados.

Una aportación importante del Expresionismo fue la arquitectura, aunque no debe olvidarse que para la mayor parte de los arquitectos que trabajaron en esta tendencia esa experiencia fue sólo una corta etapa de su trayectoria.

El carácter de la arquitectura expresionista resulta verdaderamente sorprendente y atractivo, dada la gran diversidad de soluciones. aportadas por sus representantes. En no pocas construcciones se advierten cierto elementos que conectan con la estética modernista, aunque también se pueden percibir otros que enlazan con la arquitectura racionalista.

Quizá una de las formas protagonistas de la arquitectura expresionista sea la forma orgánica, entendiendo ésta como algo inherente a un ser vivo. Así, los edificios se caracterizan por ser completamente distintos en cada una de sus fachadas. La Torre de Einstein. en Potsdam. de Ench Mendelsohn. o la Casa Chile, de Fritz Höger. constituyen ejemplos nítidos de ese tipo de concepción arquitectónica.

Sin embargo, el representante fundamental de la arquitectura expresionista fue Rudolf Steiner con su celebre (Goetheanum de Domach. Aunque el primer edificio que databa del año 1914 quedó destruido en un incendio. ocho años después, se construyó otro Goetheanum entre 1925 y 1928 con características similares al primero.

Steiner no fue arquitecto de profesión, aunque había seguido cursos en la Escuela Superior Técnica de Viena. Concebía la arquitectura como un medio de expresar en el espacio las leyes rítmicas de la naturaleza, de recrear en el objeto construido las estructuras propias del mundo viviente.
 

En su edificio de Domach, Steiner expresa su adhesión a la estética de Goethe, en tanto que en él todos los elementos poseen un valor referencial. De este modo, las dos cúpulas aluden a las dos naturalezas del ser humano, mientras que el emplazamiento de las columnas hace referencia a las diversas fases del desarrollo del organismo humano. La irregularidad de las aperturas, el recorrido totalmente imprevisible de los pasillos, así como los complejos revestimientos internos, plenos de zonas cóncavas. tienden a señalar las analogías con los movimientos respiratorios. Por otro lado, los colores tienen, lo mismo que para Goethe, un carácter simbólico espiritual relacionable con el hombre. Es una novedad la concepción del Goetheanum como un edificio que exige por parte del visitante un continuo desplazamiento para su captación global. En tanto que rehúsa cualquier visualización frontal y rechaza el recurrir a la simetría lo convierten en una estructura que fácilmente entronca con los más modernos conceptos escultóricos actuales.

        La Escuela de París.- A pesar de que el Expresionismo es un movimiento que se da principalmente en Alemania, existen artistas en otros países de Europa cuya obra puede englobarse dentro de esa corriente. Es quizá en la Escuela de París donde se hallan algunos de los más interesantes artistas expresionistas no alemanes.

        El francés Georges Rouault, por ejemplo. con sus temáticas religiosas o bien con las de carácter profano siempre se mantuvo muy lejos de las soluciones fauves. Sus colores eran preferentemente oscuros y utilizaba líneas de contornos muy gruesas, con objeto de resaltar sus imágenes.

        Amedeo Modigliani, italiano afincado en Paris desde muy joven, frecuentó los mismos lugares que Picasso y sus amigos fauvistas, pero, sin embargo, sus actividades pictórica y escultórica no poseen ningún punto en común con ellos. Para determinados historiadores del arte Modigliani es un artista expresionista peculiar que recibió gran influencia del arte primitivo, así como de su contemporáneo Brancusi. Pero en Modigliani también pueden rastrearse elementos procedentes del mundo italiano manierista. Sus alargados rostros o figuras demuestran el profundo conocimiento que Modigliani tenía de Panmigianino. Aparte de la temática de los retratos, el artista italiano abordó también el tema de los desnudos femeninos, recuperando así la tradición renacentista de las Venus. En algunas de sus pinturas se llega a percibir alguna influencia de Giorgione o de Tiziano, en el modo de disponer las figuras sobre divanes o incluso en las tonalidades de las carnaciones.

        Un caso muy distinto es el de Marc Chagall, artista procedente de Rusia que se instaló en Paris en 1910, y cuya pintura resulta tan extraordinariamente personal en esas fechas que enclavarlo en un movimiento o tendencia determinada no es demasiado ortodoxo. No obstante, en su pintura se llegan a advertir elementos que enlazan con algunas obras del Expresionismo alemán, así como con algunas manifestaciones cubistas o futuristas - Las claves de las vanguardias artísticas del S. XX. Ed. Arín. Barcelona. 1988. págs 19-30
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com