Arte
Arte Románico
Cayetano Lupeña
newsreader@boj.org

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Arte manierista - Arte Bizantino - Analogía. Definiciones -  Analogía del Ser - El arte Barroco - ¿Qué es el kitsch? - Reflexiones sobre la abstracción - Glosario de Arte Abstracto - ¿Qué es el surrealismo? 1 - Salvador Dalí Vida y Obra -  Maestros del Impresionismo I

Generalidades - Pintura - Escultura - Arquitectura- Románico en España

Generalidades

Estilo artístico predominante en Europa en los siglos XI, XII y parte del XIII. El románico supone el renacimiento del arte cristiano, agrupando las diferentes opciones que se habían utilizado en la temprana Edad Media, y consiguiendo formular un lenguaje específico y coherente aplicado a todas las manifestaciones artísticas. No fue producto de una sola nacionalidad o región sino que surgió de forma paulatina y casi simultánea en Italia, Francia, Alemania y España. En cada uno de estos países surgió con características propias, aunque con suficiente unidad como para ser considerado el primer estilo internacional, con un ámbito europeo. Desde el siglo VIII, una serie de acontecimientos históricos son los que posibilitarán la renovación y expansión de la cultura europea: la subida al trono de Francia de los Capetos, la consolidación y difusión del cristianismo, el inicio de la Reconquista en la Península Ibérica y, fundamentalmente, el nacimiento de las lenguas románicas, son los hitos que marcan ese resurgir. Sin embargo, el arte no alcanzará una formulación coherente hasta que es superado el año 1000, cuando una corriente de vitalidad y expansionismo, tanto económico como cultural, se apodera de las sociedades occidentales, que van a sufrir un importante crecimiento demográfico, roturándose nuevas tierras y abriéndose antiguas rutas de comercio, que posibilitaran los caminos de peregrinación. Toda Europa se ve invadida por una auténtica fiebre constructiva; se había conseguido formular un arte capaz de representar a toda la Cristiandad: el Románico. El término románico, como concepto que define un estilo artístico, fue utilizado por primera vez en 1820 por De Grebille, considerando con este termino todo el arte que se realiza anterior al estilo gótico desde la caída del imperio romano; y por analogía al término ya conocido de lenguas románicas, el arte románico sucedía al arte antiguo tal y como las lenguas románicas eran las sucesoras del latín. Posteriormente, la acepción de arte románico se fue restringiendo y pasó a designar el arte desarrollado en Occidente entre los siglos XI y XII, aunque todavía hoy siguen las controversias para determinar con exactitud la amplitud de espacio y tiempo que abarca este estilo. En la definición de este primer arte europeo, es fundamental la reforma monacal realizada por la orden cluniacense, como resultado de una revisión en profundidad de las comunidades benedictinas. El monasterio de Cluny, fundado en el año 930, se convierte en el gran centro difusor de la reforma, alcanzando rápidamente una gran expansión y consiguiendo que a través de sus monasterios el arte románico se difundiera por todo el mundo cristiano europeo. Anteriormente a que la orden de Cluny capitalizara y extendiera este arte románico, ya se había desarrollado en Italia, en la región de Como, y en España, en Cataluña, lo que se denomina el primer románico. Los maestros de Como, con sus aparejos de albañil, su estructura de iglesia de una nave y sus populares bandas lombardas, así como los primeros abovedamientos de las iglesias catalanas, sentaron bases sólidas para un rico desarrollo de la arquitectura románica.

Expresionismo alemán - Expresionismo abstracto - Arte. ¿Qué es el arte? - Pirámides de Egipto

 

 

Pintura

Las formas de pintura románica serán la mural, sobre tabla y las miniaturas, siendo la primera la de más amplio desarrollo. Esta técnica contaba con importantes precedentes en el mundo prerrománico e incluso en el paleocristiano, a lo que se suma la fuerte influencia bizantina que se plasmará tanto en las técnicas como en los temas. En este sentido, es fundamental el ejemplo del Monasterio de Montecasinos que difunde su influencia por toda Europa. Los templos románicos se van a decorar, prácticamente en su totalidad con pinturas murales, adoptando los principios de disposición que ya se habían definido en el arte bizantino. Los temas tratados así como los motivos utilizados serán los mismos que en la escultura, puesto que esta decoración se regirá igualmente por la intencionalidad de instruir y por tanto por los principios de claridad y adaptación al soporte arquitectónico. En la organización de los temas iconográficos, el ábside es el punto culminante de la representación, lugar donde se sitúa la representación del Pantocrator, Dios entronizado, rodeado por una mandorla o almendra mística, sentado sobre el arco iris y rodeado por el Tetramorfos, símbolo de los cuatro evangelistas. En Francia, en relación directa con los talleres de Cluny y recibiendo la influencia bizantina de Montecasino, se encuentran los ejemplos de la Cripta de Auxerre y las pinturas de Berzé la Ville. Mientras que más populares y recogiendo influencias locales se encuentran las de Saint Savins sur Gartempe, Montmorillón y Vich. En Italia la pintura se ve dominada por la influencia que ejerce en ella las fórmulas bizantinas, siendo más pura la denominada maniera italo-bizantina, que la denominada maniera greca donde las formas se estilizan y dan lugar al naturalismo florentino propio del siglo XIII. Sus ejemplos más característicos son San Urbano alla Caffarella, San Vicente de Galliano o San Pedro de Civitate

Escultura

El arte románico hace posible el renacimiento de la escultura en piedra formando parte de los edificios y quedando supeditada a ellos. La escultura romana había quedado empobrecida en los últimos tiempos del Imperio y termina por desaparecer con las invasiones bárbaras. La actividad escultórica a partir de este momento se va a ver limitada a la orfebrería y pequeños trabajos en marfil. La importancia de la escultura románica en el edificio se hace posible gracias a la incorporación de escultores en las cuadrillas ambulantes de canteros que irán incorporando la decoración esculpida a la propia arquitectura en capiteles, frisos, cimacios, molduras, arcos, tímpanos, etc. Esta estrecha colaboración entre escultores y arquitectos hace posible que en el siglo XII se desarrolle la escultura monumental, que no puede concebirse fuera de su soporte vital,la arquitectura y más específicamente en las iglesias, donde se desarrollan la mayor parte de los programas decorativos. La particularidad de estar supeditada al soporte arquitectónico hace que esta escultura adquiera dentro de él sus formas precisas, ajustándose las figuras a la estructura del capitel, alargándose en las jambas o empequeñeciéndose en las dovelas de un arco. Esta supeditación y el carácter instructivo de la decoración hace que exista una despreocupación por la belleza formal, la simetría y la proporción, primando el principio de claridad expositiva frente a la ilusión espacial o la acción dramática. Era necesario entender con un golpe de vista que era lo representado que a su vez tenía que adaptarse perfectamente al marco arquitectónico elegido. La simplificación en los métodos de representación, apartándose del mundo de las cosas visibles, permitió expresar el mundo sobrenatural mediante un simbolismo muy sutil. En la iconografía la escultura al igual que la pintura se inspira en fuentes muy diversas, tanto religiosas como profanas, recogiendo motivos tanto de la antigüedad clásica como de los modelos prerrománicos. Los temas y motivos más representados fueron los que narraban historias del Antiguo Testamento, los Evangelios, el Apocalipsis, o las luchas simbólicas entre hombres y animales, asimismo representaciones del bestiario heredado de la antigüedad clásica y el mundo oriental y simplemente motivos vegetales y geométricos. Esta iconografía tenía como una de sus más importantes finalidades la de instruir a los fieles, uniendo las funciones narrativas con las pedagógicas y de transmisión de la cultura. *Escultura románica en Francia* En Francia, la escultura se desarrolla entorno a las grandes escuelas arquitectónicas siendo sus grandes centros Languedoc, Borgoña, Provenza, Auvernia y Poitou. En Languedoc influye su proximidad a España y el camino de Santiago, así como las canteras de mármol de los Pirineos. Obras fundamentales son el tímpano de Moissac, donde se representa una visión apocalíptica inspirada en un Beato mozárabe y la portada de San Sernín de Toulouse, íntimamente relacionada con San Isidoro de León. En Borgoña, el tímpano de Santa María de Vézelay con la representación de Pentecostés o el de San Lázaro obra del maestro Gislebertus. En Auvernia, destacan los capiteles de San Benoit sur Loire y el tímpano de Santa Fe de Conqués, con una representación del Juicio Final.En Provenza, destaca el friso de San Trófimo de Arlés o el de San Gil de Gard, con la representación completa de la vida de Cristo. En Poitou y el sudoeste la catedral de Angulema, con temas de la Ascensión y el Juicio Final y Notre Dame la Grande en Poitiers. (Véase Gislebertus). *Escultura románica en Italia* En Italia, la influencia de la estatuaria romana será determinante. En Lombardía, existen dos de las primeras personalidades del arte románico: Guglielmo de Móden, que trabaja en la catedral de Módena, y Benedetto Antelami, que trabaja en Parma, así como en las esculturas del Baptisterio y en la Catedral de Fidenza. En el resto de las regiones italianas destaca el clasicismo impuesto por la corte de Federico II en Capua y las obras en bronce debidas a artistas formados en los talleres del monasterio de Montecasino donde recibieron las influencias bizantinas, destacando la puerta de bronce de la catedral de Monreale realizada por el maestro Bonanno de Pisa. *Escultura románica en Alemania* En Alemania la escultura monumental es escasa, aunque se mantiene la técnica de tratamiento del bronce derivada de los talleres de Hidesheim. Sus obras más destacadas son la Puerta Dorada de Freiberg y la imagen de Santa María del Capitolio de Colonia

Arquitectura

Los progresos del arte románico se van a desarrollar fundamentalmente en el terreno de la arquitectura religiosa. Las iglesias y los monasterios eran los lugares de experimentación donde se irán aportando las soluciones más significativas. La arquitectura románica se caracteriza por ser el resultado de un proceso de creación continuada donde no se van a poder establecer unos principios estrictos generales, sino que irá salvando progresivamente todas las dificultades que se van planteando, habiendo esbozado o resuelto prácticamente la totalidad de las soluciones arquitectónicas, funcionales y constructivas que se planteaban en la erección de una iglesia. Su amplio desarrollo traerá como consecuencia la repetición, casi estereotipada, de modelos tanto constructivos como decorativos, fundamentalmente en las zonas rurales. La iglesia románica, como edificio, no presenta unas tipologías uniformes, sino una continua adaptación a las necesidades sociales y religiosas, introduciendo peculiaridades en cada una de las regiones donde se desarrolla. La planta basilical, la iglesia de salón con naves a igual altura, las naves únicas o las plantas radiales, son igualmente utilizadas. En este sentido, es la concepción del espacio recogido, aislado del exterior mediante gruesos muros de gran plasticidad, e iluminado por luz natural mediante focos muy concretos, lo que puede caracterizar estos edificios. El cubrimiento con bóvedas será uno de los grandes problemas que la arquitectura románica tiene que resolver. La solución más extendida será la bóveda de arista, marcando el paso al románico maduro la consecución de una iglesia totalmente abovedada. Los paramentos, al tener que soportar los empujes de las bóvedas, son de gran grosor, por lo que se tienen que construir muros de sostén en las naves laterales, aprovechándose este espacio para la colocación de tribunas. Pero las paredes entendidas como masa plástica resaltarán su volumen con la inclusión de galerías o mediante los numerosos escalonamientos de puertas y ventanas. Los cruceros se realizarán en forma de capillas laterales o entendidos como una nave que atraviesa el cuerpo de la iglesia. Las fachadas y las torres tendrán asimismo un rico desarrollo. Pero la iglesia románica no será solo un edificio, sino que para el hombre románico representa todo un símbolo. La fusión entre lo religioso, lo social y lo simbólico hará difícil distinguir en un edificio románico cuáles son las exigencias técnicas y funcionales de las propiamente simbólicas. *La arquitectura Románica Española* Tiene un destacado lugar en la génesis y evolución del estilo, ya que a través del camino de Santiago, la más destacada ruta de peregrinación, se introducirán las técnicas europeas que van a ser enriquecidas con aportaciones del prerrománico español y la herencia islámica que por este mismo camino pasarán a Europa. Mientras que en Cataluña, en el siglo XI, se desarrolla un románico anterior al cluniacense, caracterizado por el empleo del aparejo rústico de sillería y sus abovedamientos. *La arquitectura románica francesa* En Francia el arte románico tendrá un importante desarrollo, pudiéndose establecer escuelas regionales concretas. En primer lugar estarían el conjunto de edificios caracterizados por la utilización de la bóveda de cañón o la bóveda de arista, con un triforio de escaso desarrollo, localizadas en Borgoña y en menor medida en Poitou y Provenza. Sus ejemplos más destacados son las catedrales de Langres y Autun, seguidoras del modelo que estableció el monasterio de Cluny, o las iglesias de San Martín y San Lázaro, seguidoras del modelo de Santa María de Vézelay que suprimen el triforio. Caracterizadas por las naves a igual altura, suprimiendo la iluminación directa de la nave central, y siguiendo el modelo de Fontenay, se encuentran las iglesias de Poitou, Notre Dame de Poitiers; o en la Provenza, San Trófimo de Arlés y la Catedral de Avignon. El conjunto de las iglesias llamadas de peregrinación, cuyos mejores ejemplos se encuentran en la Auvernia y el Languedoc, en torno a los caminos de peregrinación, se caracterizan por estar cubiertas con bóvedas de cañón o arista, situar el triforio sobre las naves laterales y en la cabecera presentar girola. Saint Sernin de Toulouse y Notre Dame du Port en Clermont Ferrand son ejemplos característicos. El grupo de iglesias, cubiertas con cúpulas sobre pechinas, reciben directamente la influencia bizantina en este tipo de cubrición. Se ubican fundamentalmente en el Perigord y en el Angoumois. Entre otros ejemplos, destacan Saint Etienne de la Cité y Angulema. Las denominadas iglesias normandas se caracterizan por no presentar girola, alternar en los soportes las columnas y los pilares y con un cimborrio sobre trompas. En decoración predominan los motivos geométricos. La Catedral De Beyuex, o la Abadía de San Esteban y la de Cresy son ejemplos característicos. Este grupo de iglesias tendrá una influencia notable en Inglaterra y en Sicilia y algunos ejemplos se interpretan como precedentes del estilo gótico. *La arquitectura Románica en Italia* En Italia, la arquitectura recibe, como en la mayoría de sus manifestaciones artísticas, la fuerte influencia de la antigüedad clásica, siendo sin embargo mucho más fuertes las diferencias regionales que lo puedan ser en España o Francia. En Lombardía se seguirá la evolución de primer románico, caracterizado por la decoración de arquillos ciegos y el aparejo rústico, e incluyendo un pórtico de columnas exentas cobijando la portada principal, que descansará sobre animales fantásticos como en San Ambrosio de Milán, y las catedrales de Ferrara y Parma. En la Toscana, destaca el conjunto pisano, compuesto por la Catedral, el Campanile y el Baptisterio, con arquerías exteriores de decoración y policromías a base de mármoles coloreados. En Lacio, se desarrolla el denominado estilo cosmatesco, cuyos edificios se decoran con mármoles diversos y tesellas de mosaicos. La Italia meridional viene definida por las diferentes influencias que recibe, desde árabes, bizantinas o normandas, dando como resultado una arquitectura muy original cuyos ejemplos más destacados son la capilla palatina de Palermo y la catedral de Monreale. *La arquitectura Románica en Alemania* En Alemania se recibe la influencia francesa de Borgoña y la italiana de Lombardía, recogiendo toda la tradición del arte otoniano. Se caracteriza por plantas con doble ábside: uno en la cabecera y otro a los pies, (este último normalmente de carácter funerario), y por la colocación de las torres, circulares, flanqueando estos ábsides, mientras que los paramentos son decorados con pequeñas arquerías, las denominadas arquerías renanas. El conjunto de templos más representativo es el renano, donde destacan las catedrales de Spira y Maguncia, del siglo XI y la de Worms, del XII. En ellas, destaca el gran desarrollo de los cimborrios, así como las galerías abiertas al exterior que pasaran al románico sueco, con la catedral de Lund como el ejemplo más característico. Otros edificios destacados serán la catedral de Bamberg, la abadía de Laach, edificio donde mejor se aprecia la influencia borgoñona, o la iglesia de Santa María del Capitolio, en Colonia. *La arquitectura Románica en Inglaterra* En Inglaterra, se recibe la influencia directa de la arquitectura francesa de Normandía debido a la conquista de Inglaterra realizada por el normando Guillermo, el Conquistador, en 1066. De más amplias proporciones y solidez que los templos peninsulares, se caracterizan por las plantas de tres naves con cabecera formada por ábside rectangular rematando la nave central y ábsides de menor tamaño en las laterales. Sus más destacados edificios son las iglesias abaciales de Westminster y York, las catedrales de Lincoln y Durham, esta última considerada como uno de los precedentes del gótico por la utilización temprana de la bóveda de ojivas. La Catedral de Canterbury es una de las pocos ejemplos que presentan cabecera con girola

Románico en España

(Basado en un texto de Esther Alegre Carvajal) Estilo artístico que se desarrolla en España durante los siglos XI, XII y XIII. Muestra caracteres peculiares respecto a Europa debido a las propias circunstancias históricas y al hecho de haber sido uno de los focos más importantes en la gestación de las formas románicas, en su evolución y en la disolución de las mismas. El diferente proceso histórico desarrollado en la Península ibérica, motivado por la invasión musulmana de la misma y el mantenimiento de reductos cristianos en la zona norte, que se se fueron extendiendo paulatinamente a medida que avanzaba la reconquista, hizo que el arte románico sólo tuviera manifestaciones en la mitad septentrional del territorio, siendo la actual provincia de Cuenca, en la línea de Alarcón, el limite más meridional de este estilo en Europa. Esta peculiar situación le dotará de una infinita variedad y riqueza, ya que se irá desarrollando en una tierra en lucha constante con otra cultura, poseedora de otra religión y de una estética tan poderosa como la occidental. Desde este punto de vista, el arte románico español se nos presenta como la afirmación de occidentalidad de un pueblo, un arte beligerante, de unidad cristiana y europea, frente al enemigo musulmán y su estética oriental. A la vez, el románico se nutrirá de toda esa cultura, ya que las dos áreas no se mantuvieron aisladas, sino que existió un continuo intercambio, que acabará manifestándose en la decoración, en los temas y en las técnicas utilizadas. *Arquitectura románica en España.* En España, este estilo se desarrolla a partir de dos focos: el Camino de Santiago y Cataluña. El Camino de Santiago tendrá un destacado papel en la génesis y formación del estilo mediante las edificaciones que se erigen a lo largo del mismo. Siguiendo esta ruta de peregrinación, se introducirán en España todas las soluciones francesas, y pasarán a Europa las influencias españolas. En Cataluña, la existencia de la Marca Hispánica, ligada a la Europa cristiana, hizo que se conservasen formas constructivas tradicionales que acabaron desarrollando, junto con la arquitectura de los maestros de Como, lo que se ha dado en llamar el primer románico, antecesor de la arquitectura cluniacense. Se caracteriza por el empleo rústico del aparejo de sillería y la decoración de paramentos mediante arquillos ciegos; son las denominadas bandas lombardas. Los ejemplos más destacados son la Abadía de Ripoll, consagrada en 1032 por el abad Oliva, importante figura de la cultura del momento, las iglesias de San Pere en la Seo de Urgel, la de San Vicente en Cardona y la de Santa Cecilia de Monserrat, entre otras. Este estilo se extenderá hacía el Pirineo aragonés donde tenemos obras tan representativas como la de San Juan de la Peña, junto a Jaca. Durante el siglo XI, a través del Camino de Santiago, el románico se extenderá por las tierras noroccidentales de Castilla; es el románico de las grandes rutas jacobeas que, partiendo de ciudades francesas como Arlés, Le Puy, Vézelay y Orleáns, recorría el norte peninsular por Jaca, Leyre, Sangüesa, Puente la Reina, Eunate, Estella, Santo Domingo de la Calzada, Burgos, Frómista, Carrión, Sahagún de Campos, León, Ponferrada, y tras atravesar Galicia, llegaba a Santiago de Compostela. Estas rutas se jalonan con una serie de monumentos que se presentan como la gran síntesis española del románico internacional, integrando en él todo el sustrato cultural heredado del arte hispánico prerrománico.Formas visigodas, asturianas, mozárabes, o del arte hispanoárabe, serán recogidas y compendiadas junto a las formas del románico francés. Una serie de edificios se sitúan entre los más tempranos de Europa, donde las influencias del prerrománico son más que notables. Son las criptas de la catedral de Palencia, las de Loarre y Leyre, y el panteón de San Isidoro de León. La Catedral de Jaca, iniciada en 1075, responde a modelos italianos y se caracteriza por alternar los soportes en pilares y columnas, y por su bóveda de crucero, de influencia mozárabe. La iglesia de San Martín de Frómista se comienza a construir años antes que la Catedral de Jaca, y constituye uno de los ejemplos más puros de este románico. Está totalmente abovedada y desarrolla un bello cimborrio sobre el crucero. El siglo XII va a ser, ante todo, el siglo de la popularización y nacionalización del románico. Tanto en Castilla como en Cataluña, no queda aldea sin su correspondiente iglesia románica, a las que se unirán las grandes construcciones de monasterios y catedrales. En este segundo románico, especialmente para sus manifestaciones más tardías, tendrá una importancia determinante la introducción de la Orden del Cister en España y todo su programa arquitectónico desornamentado. En Galicia la construcción de la catedral de Santiago determina las restantes construcciones, aunque se irán popularizando y permanecerán durante un largo tiempo. Sus ejemplos más destacados son las catedrales de Orense, Tuy, Lugo y Mondoñedo, o la iglesia de Santa María la Real de Sar, así como, en arquitectura civil, el palacio de Gelmírez. En Castilla y León los modelos más influyentes son San Martín de Frómista y San Isidoro de León; esto se refleja en los edificios leoneses de San Pedro de las Dueñas y la iglesia de San Vicente, cuya construcción se inicia a fines del siglo XI, aunque sus bóvedas de influencia cisterciense pertenecen al último tercio del siglo XII. En Ávila destacan las murallas, construcción del siglo XI. En Zamora, el románico se presenta con iglesias sumamente peculiares, como las de San Martín de Castañeda, Santa María de Tera y la cabecera de Santa María de Azoque. Su catedral, junto a la de Salamanca, presenta igualmente elementos románicos. Fundamentalmente, serán las provincias de Soria y Segovia las productoras de una nueva y especial tipología de iglesia románica: son iglesias de una sola nave con galería porticada adosada en su lado meridional. Desde Soria y Segovia se extenderán a toda Castilla encontrándose ejemplos de este estilo en La Rioja, Navarra, Burgos y Guadalajara. Entre los ejemplos más destacados y más antiguos, destacan las iglesias de San Miguel, en San Esteban de Gormaz (Soria) y la de San Salvador, en Sepúlveda. Los últimos ejemplos de esta nueva iglesia, tanto cronológica como geográficamente, soresalen en la provincia de Guadalajara, cuyos edificios más destacados son las iglesias de Sauca, Beleña de Sorbe, Pinilla de Jadraque, o Jodra del Pinar. El románico, totalmente popularizado, permanecerá como estilo constructivo de innumerables iglesias rurales en todo el reino de Castilla a lo largo de una buena parte del siglo XIII. Incorpora en su estructura, elementos arquitectónicos que habían sido utilizados en la arquitectura cisterciense, como son la bóveda nervada o los arcos apuntados. Los últimos ejemplos de esta arquitectura en Europa se desarrollan en las provincias de Guadalajara y Cuenca hasta el limite de Alarcón, donde destacan iglesias como las de Campisábalos, Albalate de las Nogueras o Albendiego, o ejemplares tan puros de este último románico como la iglesia de Villar del Gato.La estructura románica como modelo constructivo se mantendrá en siglos posteriores en estas comarcas rurales. *Escultura románica en España* En el siglo XI, fecha de los primeros ensayos de la escultura románica, sobresalen los talleres pirenaicos catalanes, que se desarrollan entorno a Ripoll y la vertiente septentrional del Pirineo. También, aunque es difícil su encuadramiento cronológico, dado el carácter de talleres volantes,los cuales a lo largo del camino de Santiago van dejando muestras de su arte, se trabaja en Jaca, Frómista, Sahagún y Santiago de Compostela. Los centros creados en los últimos años del siglo XI darán lugar a que en las escuelas que surgen en el siglo siguiente, se funde la tradición local, con la que se recibe a través de los centros de peregrinación, extendiéndose por gran parte de la geografía. Al igual que en la arquitectura, la escultura va a estar impregnada del rico poso de las artes hispanas prerrománicas. Los capiteles que coronan las columnas del Panteón de San Isidoro de León, obra que señala el nacimiento de la escultura románica castellana, poseen un carácter netamente hispano, los cuales derivaban de modelos mozárabes locales. El establecimiento de comunidades mozárabes en el reino de León favoreció el desarrollo de una escultura monumental en la que se van a mezclar las tradiciones visigodas con las cordobesas. Los escultores del Panteón sólo tuvieron que amoldar formas que ya tenían aprendidas, al nuevo espíritu del románico. El punto culminante de la escultura española lo marca el claustro del Monasterio de Santo Domingo Silos, donde las esculturas son tratadas casi a la manera de los marfiles musulmanes y mozárabes. Este edificio se convertirá en foco de continua inspiración de todo el románico castellano. La escultura que se había desarrollado de forma tan rica y compleja el todo el ámbito de los reinos del Norte y de Castilla, prácticamente desaparece en las últimas manifestaciones del románico, popularizadas e impregnadas de la pobreza ornamental cisterciense. Quedó algún ejemplo importante en la provincia de Guadalajara como son los Mensarios de las iglesias de Beleña, de Sorbe o Campisábalos, así como los capiteles de la portada de la iglesia de Millana. Durante el siglo XII la escultura adquiere unos caracteres de naturalismo y alargamiento en el cánon que se plasma, sobre todo, en las obras que decoran el Pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela y en la Cámara Santa de Oviedo. *Pintura románica en España.* Las influencias estilísticas que recibe la pintura románica española son fundamentalmente tres: la italo-bizantina, la francesa y la local formada por todo el sustrato prerrománico. Los ejemplos más importantes y ricos los encontramos en la región de Cataluña. Destacan los ábsides de San Clemente y Santa María de Taull, ambos trasladados al museo de Arte de Cataluña.En las dos obras predomina la influencia italo- bizantina. En San Clemente representa el Cristo en majestad, marcado por la frontalidad y el hieratismo, y resaltado por el rico colorido que acompaña. En Santa María, obra realizada en 1123, el ábside está dominado por la representación de la Virgen entronizada con Niño, acompañada por la escena de la Adoración de los Reyes. En relación con estas obras se encuentra las de la iglesia de la Vera Cruz de Maderuelo en las que destaca una bella escena del Juicio Final. El grupo de influencia francesa se desarrolla entorno al Camino de Santiago y destacan las pinturas de San Isidoro. Herederas directas del arte peninsular, son las pinturas que recogen influencias islámicas. Destacan las de la Iglesia segoviana de San Justo, o las pertenecientes al llamado círculo de Toledo, con ejemplos como San Román. Las pinturas de San Baudelio de Berlanga, actualmente en el Museo del Prado, son excepcionales por su iconografía profana. Posiblemente, la última manifestación de la pintura románica europea, perteneciente al románico final, se encuentra en el ábside de la iglesia de Valdeolivas, en la provincia de Cuenca.


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | Glosarios Libro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com