Google

Avizora - Atajo Google

Adolescencia y Juventud / Adolescents and Youth
El horroroso fantasma de la gordura - Anorexia y Bulimia

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- 23 razones para hacer el amor
-
Sexualidad Humana
-
Anorexia y Bulimia       
- Is Internet addiction real?
-
Manual de urgencias para emergencias ...

 

Google

Avizora - Atajo Google

200508 - Sebastián Vázquez Montoto - La bulimia y la anorexia son, entre otros, trastornos de la alimentación que han cobrado un marcado interés en nuestra sociedad en los últimos años, a pesar de ser enfermedades de larga data, y que se reactivan, especialmente, cuando empieza a asomar el verano y es hora de ponerse los trajes de baño.

Primero consideremos que existe un trastorno en la alimentación cuando una persona coloca a la comida como centro de su vida toda.

La persona que padece algún trastorno en su alimentación como la bulimia o la anorexia, basa en la comida -un particular significante al que la persona enferma otorga un significado específico de acuerdo a diversos factores psicológicos y evolutivos- todos los pensamientos y actos que forman parte de su cotidianeidad, sintiéndose hiperdependientes de esa idea, que a modo de parásito, parece “atacar” hostilmente en cada momento y situación.

La comida se convierte, entonces,  en el eje a partir del cual gira la vida y el mundo de relación de la persona enferma.

Es así como la comida es el motivo por el cual se concurre o no a una fiesta, se visita a los amigos evitando las horas de las comidas, se deja de salir a comer en restaurantes que cocinan determinado tipo de comida (que engordan), se ingiere una manzana o un yogurt solamente en todo el día, y otras que hacen de la comida un cruel titiritero de la vida de aquellos que padecen esta enfermedad.

Anorexia etimológicamente significa “hambre de nada”, es decir, que la persona anoréxica tiene hambre como requerimiento puramente fisiológico, pero no “desea” comer, no tiene apetito.

La manifestación de esta enfermedad se ve en la “rebeldía de no comer”, que representa un llamado de atención para los padres y amigos de la persona enferma, no así para la propia persona, dado que no tiene conciencia de la enfermedad y cree estar alimentándose normalmente o en exceso; es como una señal expresando que existe algo que no está funcionando del todo bien.

Así encontramos a las personas enfermas, cuyo porcentaje más alto es de mujeres -a pesar que la enfermedad sigue avanzando en el terreno de los varones- con un peso muy bajo, a veces hasta en un 85 % por debajo del peso deseable, índice del “terror” que sienten de engordar y convertirse en obesas.

Entre algunos de los síntomas que generalmente encontramos en la anorexia (digo generalmente porque ninguna anorexia es igual a otra) están la pérdida del tejido adiposo (abdómenes hundidos, brazos y piernas esqueléticas), amenorrea (pérdida y desorden de los ciclos menstruales), bradicardia (disminución del ritmo cardíaco), poliuria (exceso de orina por la cantidad de líquidos ingeridos, como té, caldo, etc.), hipercolesterolemia (nivel de colesterol muy alto: 280 - 300), insuficiencia cardíaca y descenso del nivel de potasio que provoca una descompensación electrolítica, y comúnmente esta es la causa de muerte en la anorexia a través del paro cardíaco.

 

Bulimia etimológicamente significa “hambre voraz”, es decir, a diferencia de la anoréxica, la persona bulímica tiene “deseo” de comer.

La comida le provoca una excitación previa que lleva a la elección de los alimentos a ingerir, que siempre son ricos en calorías y pobres en proteínas, y luego se registran los “atracones”, episodios recurrentes de ingestas rápidas y compulsivas, en grandes cantidades o vividos como si fueran grandes cantidades, con una marcada pérdida del control y realizadas en momentos de soledad.

La soledad es la mejor aliada de la bulimia, o quizás la peor de las enemigas, pues es estando en soledad (tienen vergüenza de comer en público) cuando la persona se da los atracones a los que les siguen la toma de conciencia de la acción cometida y el cruel sentimiento de culpa, de fracaso y de angustia, que carcome a la persona y la obliga a “vaciarse”, por decirlo de alguna manera, de esa culpa.

Aquí se dan los métodos purgativos, que varían según la persona, para pseudoaliviar la angustia y la culpa, para “vaciarse”: los vómitos (provocados después de cada ingesta y luego automáticos) y la utilización de laxantes, diuréticos y enemas, estos últimos utilizados en exceso y a veces simultáneamente.

Otros signos de la enfermedad son la mencionada amenorrea -índice de cualquier desorden orgánico-, el signo de Russell (callosidades en los nudillos de los dedos, por provocarse el vómito), pérdida del esmalte dental, piel amarillenta y trastornos a nivel del esófago y del tracto digestivo por la acción de los ácidos gástricos que concentra el vómito.

La soledad es fundamental para el desarrollo de esta operación, dado que la aparición de un tercero cualquiera interrumpe inmediatamente el atracón o el vómito.

El problema mayor, y el que implica también mayor riesgo, es la práctica simultánea de varias técnicas purgativas, muchas veces combinadas con excesiva actividad física como la gimnasia, que implica también un medio de purga muy frecuente que es inadvertido, ya que actúa silenciosamente; estas purgas provocan una eliminación importante de sales en el vómito, en la orina y en las heces.

La mortalidad es del 20% y se da por inanición y por la citada descompensación electrolítica (descenso del nivel del potasio), que provoca un paro cardíaco.

Es frecuente que el “llamado de atención” de las personas bulímicas sea más peligroso que el de las anoréxicas (rebeldía de no comer), ya que encuentran el intento de suicidio, sin conciencia de lo que el suicido implica realmente, como el medio más eficaz para llamar la atención y conseguir, sobretodo, la atención de sus padres. Esto revela el conflicto psicológico profundo que se ubica en la base de estos cuadros. Muchas veces un llamado de atención puede terminar con la vida de la persona enferma, cuya desesperación alcanza el extremo.

Generalmente estos tipos de trastornos en la alimentación, más allá de los síntomas que encierra cada uno en especial, son acompañados, ambos, por un marcado aislamiento de la persona, excesivo cansancio, sueño, irritabilidad, agresión (sobretodo hacia personas conocidas y miembros de la familia), vergüenza, culpa y depresión, registrándose un trastorno en la identidad a partir de la nominación de la enfermedad: “Soy bulímica”.

Estas enfermedades no aparecen con frecuencia en estado puro, es decir,  no existe una anorexia pura o una bulimia pura. Una misma persona puede registrar episodios tanto anoréxicos (restricción extrema a ingerir alimentos), como bulímicos (atracones y purgas), instancia de la enfermedad llamada bulimarexia, combinación de rasgos bulímicos y anoréxicos en un mismo cuadro, que son los más comunes.

Es decir, por lo expuesto, que estas dos enfermedades, de candente y lamentable actualidad, implican ir más allá de pensarlas como de origen orgánico (aunque se está investigando al respecto), introduciéndonos, así, en el terreno de lo psicológico, dado que tanto en la bulimia como en la anorexia existe una distorsión de la imagen corporal, una falla en la percepción -estas personas se ven gordas a pesar de no serlo, o se ven aún más gordas si no son muy delgadas-; hay una discordancia entre el cuerpo biológico y la representación mental del cuerpo, que en estas personas enfermas impera: verse gordas, horrorizarse por la gordura.

En cuanto a los factores psicológicos causales, si bien la bulimia y la anorexia no implican una determinada psicopatología de base, ni son consideradas un tipo específico de psicopatología, considero que se apoyan sobre personalidades a las que llamo a-dictivas, entendiendo a como prefijo de negación y dictivas como lo dicho, lo puesto en palabras; por lo tanto constituiría una enfermedad “de lo no dicho”, “de lo no puesto en palabras”, personalidades que encuentran una gran dificultad para registrar y comunicar sus estados emocionales y profundos, para poner los sentimientos en palabras. Eso no dicho, no puesto en palabras, que implica algo conflictivo para la persona, es puesto en el cuerpo, por lo que puede concluirse que la bulimia y la anorexia encierran problemáticas psicológicas profundas que hablan a través del cuerpo.

En cuanto a lo sociocultural y familiar son enfermedades sostenidas, generalmente en forma inconsciente, inadvertidamente, por la familia, y en forma no tan inconsciente por la sociedad y los medios.

Con lo expresado no deseo que la responsabilidad de un adolescente enfermo (digo adolescente porque son enfermedades que se dan usualmente entre los 14 y los 20 años) recaiga sobre la publicidad y los medios, que muestran modelos perfectos del hombre y la mujer, delgados y bellos, o sobre la misma familia, pero lo cierto es que ambos núcleos sustentan, por así decirlo, la evolución que realiza la enfermedad en un adolescente en plena formación física y psíquica, y son a la vez quienes pueden ir erradicando la enfermedad de quienes la padecen y de la sociedad toda.

Es una enfermedad familiar que tiene como síntoma a uno de sus miembros padeciendo bulimia o anorexia.

Se deben aceptar como enfermedades que se originan en el seno mismo de la familia, y que pueden actuar como síntoma de conflictos internos, personales y de tensiones en las interrelaciones padres-hijos-hermanos.

Esta problemática bio-psico-social debe alertar a los adultos en general y a los padres en especial acerca de los adolescentes inmersos dentro de los pseudomodelos y valores vigentes en nuestra cultura de hoy. Adultos y padres que muchas veces actúan ciegamente o simulan estar ciegos ante situaciones dolorosas de este tipo, aun más cuando se trata de padres con respecto a una hija o un hijo, una no aceptación de su padecer, de su sufrimiento.

No hay que negar lo que sucede, hay que asumir la situación, sentirse parte de ella y actuar en consecuencia.

Desde el rol de los padres, concretamente, se debe contener a la persona enferma, comprenderla, dispensarle afecto y contención intensiva, sabiendo que eso es lo que más necesita, lo que más necesita cualquier persona para sentirse con ganas de vivir.

Compartir sus cosas, escucharla, acompañarla, e intentar, junto con la ayuda profesional, que es fundamental en estos casos (tratamiento interdisciplinario médico, nutricional, psicológico a nivel individual y familiar), restablecer los lazos de la persona enferma con la vida, con sus vínculos, mostrándole que hay otras cosas, otros intereses en la vida, más allá de la figura y la comida, y que estos últimos son sólo una mínima parte de un gran y maravilloso todo que es el ser humano, al que hay que valorar, amar y defender.
 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com