Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Sexualidad y Sexo
Precalentamientos sexuales

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Ser o no ser en la cama
- Glosario del sexo y la sexualidad
- Vino, mujeres y metafísica
- Metabolismo
- Gastronomía

 

 

. La importancia del precalentamiento sexual

020209 - El Mundo - Josep Tomás - Pido clemencia a mis enemigos y condescendencia a mis entusiastas lectores si el post de hoy no es muy brillante. Mientras escribo esto está nevando y mi lugar de procedencia geográfica provoca que mi fascinación por este fenómeno meteorológico sea exagerada y lleve toda la mañana mirando por la ventana embelesado como un tarugo.

Definitivamente, a mi capacidad de concentración limitada estos festivales ocasionados por la madre naturaleza no le vienen nada bien. En fin. Tras este preámbulo contextual, vamos al lío.

En algunas páginas de contactos de osos norteamericanos (no los plantígrados, sino gays amantes del vello corporal) solicitan a sus usuarios el porcentaje de superficie corporal cubierta de vello. Se trata de una medida rigurosa pero efectiva destinada a evitar el gato por liebre (bueno, la morsa por oso, en este caso) y que pone de manifiesto hasta qué punto los seres humanos tendemos a compartimentarlo todo, sexualmente hablando. A la obsesión meticulosa por pesos y medidas también hay que añadir el desvelo que provoca en muchas personas el tiempo que dedican a sus encuentros sexuales. Nuestra vida está marcada por la dictadura del reloj y también nuestras relaciones sexuales se ven afectadas. Preguntas como qué hacer para prolongar el acto sexual o cuál es el tiempo de duración normal de un coito son habituales. Hemos comentado en más de una ocasión lo perniciosa que resulta la tendencia a cronometrar la actividad sexual por muy encomiable que sea pretender ser un buen amante y dejar un buen recuerdo en quienes comparten con nosotros lecho, sofá o encimera de la cocina. Sin embargo, resulta contraproducente obsesionarse en algo tan relativo como es el tiempo.
 

Habitualmente magnificamos el coito en detrimento de otras fases tanto o más importantes que la simple penetración. Los prolegómenos sexuales suelen ser los principales damnificados por esta circunstancia, cuando precisamente son de vital importancia para que el coito sea una experiencia más placentera.

Es un hecho indiscutible que todos vamos fatal de tiempo y que resulta complicado pretender que todos nuestros sexuales sean un prodigio de sofisticación erótica. Para muchas parejas, el sexo llega a convertirse en una función rutinaria y básica que siempre suele seguir el mismo patrón: un par de besos húmedos; tres o cuatro 'muerdos'; descenso oral, unilateral o recíproco y, para finalizar, el triqui-traque de toda la vida. Dicho así suena espantoso, pero no me negaréis que no es nada raro.

Afortunadamente, tiene arreglo. Basta con priorizar los prolegómenos y dejar de pensar en ellos como el trámite o el peaje que hay que pagar para conseguir la tan ansiada y esperada penetración. Los prolegómenos abarcan un sinfín de acciones destinadas a favorecer el encuentro sexual, desde una llamada telefónica subidita de tono a una sesión de tocamientos apasionados, pasando por un strip-tease (realizado con mayor o menor fortuna) o una cena especial. Caricias, susurros o besos son algunos elementos de los juegos preliminares que no sólo favorecen la estimulación sexual sino que permiten redescubrir (en algunos casos, descubrir) zonas erógenas más allá de los genitales, consiguiendo que el acto sexual sea algo más que la simple búsqueda del orgasmo. En el caso de la mujer, los prolegómenos sexuales son de gran importancia ya que facilitan la dilatación y la lubricación vaginal. Para los hombres, aunque solemos ser más rápidos y a muchos todo esto les parece un trámite engorroso que hay que pasar, los prolegómenos sexuales favorecen una erección más vigorosa.

020209 - Luis Landeira - La importancia del precalentamiento sexual -

Un informe de Durex confirma que cuanto más largos son los preliminares, más satisfactorio es el coito que los sigue

El último informe publicado por la firma de preservativos y juguetes eróticos Durex confirma nuestras sospechas: es importantísimo no empezar la casa por el tejado, relajarse y dedicar todo el tiempo que sea necesario a los juegos eróticos preliminares. O, tal y como se dice en el estudio de Durex: “Dedicar tiempo a los preliminares no sólo favorece la estimulación, sino que nos permite redescubrir otras zonas erógenas más allá de los genitales, proporcionando una experiencia sexual mucho más plena que la única búsqueda de la consecución del orgasmo”.

En el informe, también se presenta un gráfico en el que, analizando encuestas realizadas por la propia marca, se demuestra la estrecha relación entre la duración de los prolegómenos y el porcentaje de personas satisfechas con sus relaciones sexuales. Así, entre los que pasan entre 0 a 5 minutos precalentándose, hay un 36% de satisfechos; entre los que dedican de 5 a 10 minutos a los preliminares, la satisfacción sube hasta el 47%; y, finalmente, los más satisfechos (con un 51%) son los que se toman más de 21 minutos para ponerse a tono.

Por supuesto, Durex aprovecha la coyuntura para vender su nueva gama de juguetes eróticos recomendados para el precalentamiento, especialmente su línea Durex Play Vibrations, que está a la venta en farmacias y parafarmacias. Entre los artefactos, destaca una amplia gama de lubricantes y aceites relajantes, el masajeador Play Fantasy, ideal para la estimulación corporal en pareja y Ultra, un microvibrador que vale tanto para uso femenino (pues "trabaja" el clítoris) como masculino, pues mantiene y maximiza la erección.

Del striptease al bondage

Los sexólogos creen que los preliminares más importantes son los más sencillos: las caricias, los susurros, los besos y todo lo que implique excitación sutil, morbosa e indirecta. Pero lo cierto es que, según los gustos de la pareja, estos prolegómenos pueden extenderse hasta el infinito y más allá, en un amplio abanico de posibilidades que va desde el clásico striptease hasta las fantasías verbales, pasando por masajes de pies, caricias con plumas, aderezos de miel, nata y otros alimentos, azotes leves o jugueteos con cuerdas o con los ojos vendados.

Según los expertos, los preliminares son especialmente importantes para la mujer, ya que el cuerpo femenino pide una prolongada estimulación para que la vagina se dilate y lubrique bien. Esto no sólo facilita la penetración, sino que aumenta las posibilidades de que la mujer disfrute de un buen orgasmo.

Para el hombre, los juegos previos son menos importantes, pero también necesarios: un buen precalentamiento no sólo enriquece el coito, sino que posibilita una erección mucho más poderosa. Los prolegómenos lúbricos sólo son poco recomendables en caso de que el varón sufra eyaculación precoz, ya que una leve pero creciente excitación previa puede hacer que el hombre "se corra" antes de la penetración y la mujer se quede “a dos velas”. En ese caso, tampoco es el fin del mundo: siempre queda el sexo oral, el digital... o los juguetes de Durex.
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com