Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

¿La Tierra está al borde de una Ley Marcial Global?

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Club Bilderberg
- George Orwell
-
¿De qué paz y seguridad nos hablan?
- La religión de mercado
- La "Libertad" de morir de hambre

 

070311 - Frederick Guttmann - Suite101 - ¿La élite del poder está preparando el mundo para un nuevo imperio? Muchos creen que estamos a las puertas de una hegemonía totalitaria a nivel planetario.
¿Qué será ese nuevo orden? El establecimiento de una dictadura regida por los amos del poder de este planeta, según afirman muchos activistas.


Sus fines

Serían abolidas las fronteras de los países para crear un solo Gobierno mundial.
Serían eliminadas las monedas para crear una única divisa global.
Se forzaría a las naciones al desarme nuclear, quedando sólo la ONU o la OTAN con armas de destrucción masiva.
Se eliminarían las creencias espirituales para crear una nueva y única religión; artificial, dicho sea de paso.
Habría un presidente planetario. Un líder que tendría la hegemonía sobre todo el globo.
Los críticos de esta ideología señalan que sus agendas son:

La eliminación del 93% de la población terrestre promoviendo conflictos internacionales, nuevas enfermedades creadas en laboratorios, desastres “naturales” provocados con armas geomagnéticas, contaminación del agua, los alimentos y el aire con agentes químicos.
La abolición de todo concepto monoteísta, desinformación sobre la figura de Jesús de Nazaret y desprestigio de cualquier organización que fomente la espiritualidad. Promover la figura de dioses griegos, egipcios y mesopotámicos para instaurar una futura creencia basada en dichas entidades.
El control absoluto sobre la humanidad con dispositivos tecnológicos: Una red de sistemas electrónicos conectados a un chip personal que sustituiría el dinero en efectivo. Funcionaría enlazando inalámbricamente el Verichip (microprocesador implantado en humanos), televisores, ordenador y móvil. Estos serían monitoreados y dirigidos por satelitales conectados con la Bestia Belga (el primer súper ordenador del mundo).
La imposición de una Ley Marcial: Evitar oposición al sistema en cualquiera de sus gamas. Esta será respaldada por fuerzas del orden y campos de concentración.

Implicados en la conspiración


Algunos nombres que resuenan en los pasillos de esta conspiración son Rothschild, Bush, Rockefeller, Morgan, Whitney, Clinton y las Casas Reales. También instituciones religiosas como el Vaticano. Pero las corporaciones son definitivamente los monstruos más desalmados de todos, y la teoría conspirativa apunta a que todo lleva un mismo engranaje y titiritero.

Las casas reales crearon los centros de préstamos que hoy se han convertido en los grandes bancos. Ellos siguen teniendo el control sobre estos. Por su parte, los Rockefeller tomaron el poder del petróleo desde hace más de un siglo y tienen capital para hacer lo que sea –aún una guerra o invasión a otro país– para mantener este estatus.

El poder financiero

El barón Rothschild crearía el sueño de los Sabios de Sión para controlar el Caspio e imponer en un futuro próximo un único líder global. De esta manera, la élite sionista podría tener control del petróleo, el gas, los minerales, las fuerzas armadas, el desarrollo de nuevas tecnologías y eliminarían los grupos éticos imprescindibles, de manera que acelerarían la reducción de la población mundial.

Los dueños de los bancos piden de regreso los préstamos para las guerras y las deudas internacionales de manera que presionan a cada nación a tener que abolir su moneda. Así un gran banco global impondría su moneda virtual. Un sistema tecnológico que erradicará el papel moneda y las tarjetas, reemplazándolas por un ingenio de lectura digital.

Sociedades secretas

Los críticos dicen que las casas reales y otras familias dominan este planeta y han creado sociedades secretas y los servicios secretos para hacer de esta labor un trabajo eficiente. Para eliminar la resistencia habrían establecido los partidos políticos y los medios de comunicación. Así tendrían distraído al pueblo mientras lo llevan a un absoluto lavado de cerebro. Es decir, los políticos internacionales y los medios de comunicación no estarían para luchar por el bien civil ni para informar al pueblo, sino para que el pueblo crea lo que la élite quiere que crean.

Las corporaciones invirtieren sumas titánicas de dinero en publicidad y marketing para que se vendan sus productos, aunque sean innecesarios.

La industria farmacéutica sería la mayor entidad promotora de la drogodependencia. No darían antídotos –que sí existen, pero no los ofrecen para no perder miles de millones euros en fármacos–, diciendo que aún no se han descubierto, y entonces vender sus propios productos cancerígenos (traen más efectos secundarios y daños que soluciones) y alucinógenos (entorpecen la mente).

Religión y poder militar

La institución Católica, una de las religiones más poderosas, según los defensores de la teoría de la conspiración, apoya regímenes genocidas, esconde la verdad sobre la Deidad y traza planes para establecer una nueva religión mezclada con objetivos Illuminati.

Los Ejércitos estarían en movimiento para generar ingresos. Si no hay guerra el aparato militar cae desde arriba hacia abajo. Una lucha bélica sería la mejor forma de hacer dinero para un país invasor.

Las Naciones Unidas serían las promotoras de los mayores crímenes contra la humanidad. Estarían planeando erigir un Único Gobierno Global, una Única Moneda Global, un Único Ejército Global, un Único Presidente Global, y una Única Religión Global. "Tendremos un Gobierno Mundial, les guste o no, por conquista o por consentimiento”, señala James Warburg, miembro del comité de Relaciones Exteriores de Estados Unidos.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com